Un tren de la compañía Renfe circulando por la línea R4 de Rodalies.
Vallès

Renfe recupera el servicio en el tramo afectado por el accidente

23.02.2019 | 04:00

Renfe recuperó ayer el servicio habitual de trenes entre las estaciones de Manresa y Sant Vicenç de Castellet de las líneas R4 y R12 de Rodalies después de 13 días cerrado. El tramo se encontraba fuera de servicio a causa del accidente ferroviario que tuvo lugar a la altura de Castellgalí el pasado día 8, cuando dos trenes, uno de la línea R4 y otro de la R12, chocaron frontalmente, lo que provocó la muerte de la maquinista de uno de los convoyes y más de un centenar de heridos, seis de ellos graves.

A ese siniestro le precedió otro a la altura de Vacarisses el pasado 20 de noviembre, en el que perdió la vida un pasajero y 49 más resultaron heridos (por este accidente hay dos técnicos de Adif imputados).

La compañía ferroviaria informó a primera hora de ayer de que la reapertura de las líneas "se lleva a cabo una vez que ya se han determinado las medidas a implantar en el tramo y la transitoriedad hasta la puesta en servicio de las mismas".

Formación
En la misma nota, Renfe señalaba que "la recuperación del servicio" se realizaría "cuando la logística de material y personal lo permita, evitando así posibles interferencias en el servicio que se presta en las líneas". Finalmente, el servicio acabó de restablecerse a las diez de la mañana, informó ayer Renfe.

A la pregunta de qué medidas de seguridad se van a implantar en ese tramo, fuentes de Adif -empresa perteneciente al Ministerio de Fomento encargada de la infraestructura ferroviaria- explicaron ayer que pondrán en marcha las dos recomendaciones técnicas realizadas por la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, órgano perteneciente también a Fomento que ejerce las competencias de autoridad responsable de la seguridad ferroviaria.

La primera recomendación hace referencia a los movimientos de trenes en tramos con bloqueo automático de vía doble desde y hacia vías sin señal de salida. Al respecto, el órgano afirma que "la expedición de trenes desde vías sin señal de salida (...) debe restringirse a situaciones excepcionales en las que no haya otras opciones factibles que permitan la expedición desde otras vías con señal de salida". Y añade el órgano que "para reducir la expedición de trenes desde vías sin señal de salida, es conveniente limitar también la entrada de trenes en dichas vías, si posteriormente tienen prevista la salida por el lado de la estación en el que la vía no tiene señal de salida".

La segunda recomendación trata sobre la formación y el entrenamiento del personal ferroviario en situaciones operativas no habituales en la práctica diaria, y en la conveniencia de establecer protocolos de actuación en ese tipo de situaciones de operación "no ordinaria".

Sistemas de señalización
Recomendaciones aparte, desde Adif puntualizaron ayer que previamente a los dos accidentes ferroviarios registrados en los últimos tres meses, la empresa ya tenía previsto implantar nuevos sistemas de señalización en el tramo Terrassa-Manresa. Al respecto, las mismas fuentes añadieron que el proyecto entrará de forma inminente en la fase de supervisión técnica, con la el objetivo de licitar las obras en el segundo semestre de este año.