Viladecavalls

El voto de calidad de la alcaldesa salva el presupuesto de 2017

25.02.2017 | 09:55
Pleno municipal del Ayuntamiento de Viladecavalls, celebrado el jueves por la noche.

La supuesta armonía entre el ejecutivo del PDeCAT, que gobierna en minoría, y los grupos de la oposición (ERC, Fem Viladecavalls, PSC y C's) vivió su punto de inflexión en el pleno del jueves, con motivo de la aprobación del presupuesto para este año, que asciende a 9,8 millones de euros. Finalmente y tras un tenso debate con intercambio de acusaciones y reproches, las cuentas salieron adelante en segunda votación con el voto de calidad de la alcaldesa, Cesca Berenguer, después de producirse un empate en ambas rondas.

Los principales partidos de la oposición, ERC (tres concejales) y Fem (tres), votaron en contra del presupuesto, mientras que el ejecutivo (cinco regidores) tuvo el apoyo del PSC (un edil), frente a la abstención del regidor de Ciutadans. Ese posicionamiento de los grupos municipales arrojó un empate a seis votos, por lo que fue necesaria una segunda ronda, que tuvo idéntico resultado. Fue entonces cuando la alcaldesa hizo valer su voto de calidad para poder aprobar in extremis las cuentas.

La forma en que salió adelante el presupuesto de 2017, cuya aprobación estuvo precedida por un bronco debate, evidenció un claro cambio de escenario político en el plenario. Si hasta ahora los principales partidos de la oposición y el equipo de gobierno habían exhibido una cierta sintonía -abogando por el diálogo y el entendimiento-, esa situación parece ya finiquitada.

Prueba de que las tornas han cambiado es que si los primeros presupuestos de la legislatura, los del año pasado, el ejecutivo liderado por Berenguer los sacó adelante con celeridad a finales de 2015 con el apoyo de ERC, Fem y C's y la abstención del PSC, recogiendo en ellos varias propuestas de las formaciones de la oposición, ahora esos mismos partidos han virado el sentido de su voto con las cuentas de 2017, que además se han aprobado con el año ya en curso.

Especialmente significativo fue el voto a favor del concejal del PSC, Marc González (el mismo que propició la vara de mando al PDeCAT tras las elecciones municipales de 2015), al resultar decisivo para sacar adelante el presupuesto ya que provocó el empate que luego deshizo el voto de calidad de la alcaldesa. En una escueta intervención, González justificó su voto favorable limitándose a decir que en esta ocasión "hemos podido participar en la elaboración del presupuesto".

Confianza
El concejal de Ciutadans, Carlos Méndez, primero reprochó al gobierno local que muchas de las propuestas de su formación incluidas en el anterior presupuesto de 2016 "no se han hecho", para luego argumentar su abstención diciendo que las nuevas cuentas de este año incluyen doce medidas del partido naranja, dando a entender que con su abstención da un nuevo margen de confianza al ejecutivo.

ERC y Fem Viladecavalls, en cambio, desempolvaron el hacha de guerra tanto para criticar el presupuesto de 2017 como la gestión del equipo de gobierno. La portavoz republicana, Glòria UIlés, habló de "perdida de confianza" porque "se ha avanzado muy poco" en los proyectos que ERC introdujo en las cuentas de 2016 y recriminó al ejecutivo "falta de información" sobre el presupuesto de 2017. "Con estas cuentas han iniciado la maquinaria para las elecciones municipales de 2019", remachó Ullés. La alcaldesa le rebotó el reproche acusando a Esquerra de utilizar las cuentas "en clave partidista". "Ustedes ya sabían que no aprobarían el presupuesto porque es lo que ahora les toca hacer", recriminó la primera edil a la formación.

Desde Fem Viladecavalls, su portavoz, el exalcalde Carles Rodríguez, acusó al gobierno local de hacer "mala política" y de "acumular proyectos nuestros que no se han materializado". El concejal calificó además el presupuesto de "poco realista y hecho en base a los intereses" del ejecutivo, en alusión a los comicios de dentro de dos años. Berenguer negó las acusaciones, defendió la viabilidad del presupuesto y recordó que en 2017 la partida para proyectos de la oposición ha ascendido a 25 mil euros, frente a los 19.500 del año pasado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas