Vacarisses

Audiencia pública para explicar la problemática del agua a los vecinos

09.08.2016 | 08:07
Durante la audiencia pública se explicó con pelos y señales el problema de escasez de agua.
Durante la audiencia pública se explicó con pelos y señales el problema de escasez de agua.

El Ayuntamiento de Vacarisses organizó recientemente una audiencia pública para explicar a la ciudadanía con pelos y señales la delicada situación de escasez de agua que vive el municipio. El alcalde, Toni Masana, afirmó en el encuentro que "las decisiones sobre el agua tienen que tomarse desde el máximo consenso político, por tratarse de un tema de primera magnitud".

La concejal de Servicios Municipales, Laura Sánchez, hizo una breve introducción sobre la gestión del agua en Vacarisses, presentó cifras comparativas de los consumos de los últimos años y explicó todas las medidas que el ejecutivo local ha emprendido desde que tiene conocimiento de la bajada considerable del nivel de agua del principal pozo que abastece al municipio, situado en Can Serra.

También intervinieron los dos ingenieros del Ayuntamiento que llevan meses haciendo un seguimiento de la situación. Los técnicos alertaron de los posibles escenarios de futuro si los consumos de agua no se reducen, con el fin de que la ciudadanía tome conciencia de la delicada situación.

Hace meses que el Ayuntamiento está trabajando para intentar solucionar, o como mínimo paliar, el problema del agua. De momento, gracias a una serie de acciones, se ha conseguido reducir el consumo en 400 metros cúbicos diarios respecto al año pasado.

Fruto de sus indagaciones, el Consistorio ha podido saber que la red sufre muchos escapes, en algunos casos porque se trata de cañerías antiguas y en la mayoría, por la falta de inversión durante los últimos años. Hay contadores manipulados y otros (unos 228) que no funcionan. Se han cambiado muchos, pero todavía queda mucho trabajo por hacer.

Otra medida ha consistido en colocar reguladores en la red, ya que bajan la presión en las cañerías, evitan fugas y, en caso de que se den, las minimizan. Aun así, se tendrían que poner entre ocho y diez más para tener "regulada" toda la red. Asimismo, se instalará un contador en la urbanización de La Colònia Gall para detectar si hay pérdidas en esta parte de la red.

Prospecciones
Además, en el marco de las meses de concertación de la Diputació de Barcelona, se ha pedido una subvención para poder cambiar cañerías viejas y otros aparatos. Una inversión que busca, de nuevo, reducir las pérdidas de agua.

Por otro lado, se está realizando una campaña de concienciación de la ciudadanía; se ha incorporado un cuarto tramo en la factura del agua para disuadir el consumo excesivo y se ha emitido un bando con varias restricciones (llenar piscinas, lavar coches con manguera y riego de aceras y caminos).

Las últimas acciones han sido las prospecciones para encontrar agua en la zona de Can Còdol y en el pozo número 2, actualmente cerrado. El resultado ha sido negativo.

También se ha negociado con Aigües de Terrassa para que suministre 250 metros cúbicos de agua provenientes de Els Caus. Es el máximo caudal que pueden dar y, aún así, no es suficiente ya que en Vacarisses el consumo diario de agua es de dos mil metros cúbicos.

Respecto a las acciones previstas, a corto plazo se pretende hacer una tercera prospección en Can Serra. Si el resultado es positivo, se podría poner en marcha con inmediatez al disponer de toda la operativa necesaria (bomba, sonda, variador, potenciómetro y cuadro eléctrico).

A medio plazo, el Ayuntamiento se plantea recuperar el pozo del Fresno, que podría aportar unos 15 metros cúbicos/hora. De hecho, los técnicos municipales hace tiempo que trabajan en este proyecto ya que comporta cierta dificultad. La medida implicaría revertir la cañería que suministra a la urbanización desde la Colònia Gall y que también alcanza el área de servicio de la autopista. Por tanto, antes de efectuarla, habría que garantizar el suministro de agua a esas zonas. Además, se debería ampliar la cañería de transporte unos dos kilómetros.

A largo plazo, una de las soluciones que se baraja pasa por traer agua de fuera del municipio conectándose a Aigües Ter Llobregat, concesionaria de la Generalitat. La posibilidad ya se ha valorado con la Agència Catalana de l'Aigua.

La cifra

2.000 m3
Es el consumo diario de agua en el municipio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook