Sant Cugat, satisfecho con la supresión del Vial de Cornisa

16.05.2016 | 04:22
Conesa, flanqueada por Escolà (izquierda) y Casals, junto a otros cargos municipales.
Conesa, flanqueada por Escolà (izquierda) y Casals, junto a otros cargos municipales.

Los ayuntamientos de Sant Cugat, Cerdanyola y Molins de Rei han acogido con gran satisfacción la supresión del Vial de Cornisa y han reafirmado su apuesta por continuar preservando la Serra de Collserola, auténtico pulmón verde del área metropolitana. El Vial de Cornisa es un proyecto que preveía la construcción de una carretera de cuatro carriles y 15 kilómetros de longitud, programada en el Plan General Metropolitano (PGM) de 1976, para unir Sant Cugat, Cerdanyola y Molins de Rei pasando por medio de la Serra de Collserola. Ahora, con su anulación, un total de 138 hectáreas (que era la reserva de suelo que había para construir la carretera) ya han sido desprogramadas para incluirlas en el Parc Natural de Collserola.

El Ayuntamiento de Sant Cugat acogió el martes la rueda de prensa convocada por los alcaldes de los tres municipios -Mercè Conesa (Sant Cugat), Joan Ramon Casals (Molins de Rei) y Carles Escolà (Cerdanyola)- tras la reciente supresión de la reserva de suelo en Collserola para construir el Vial de Cornisa. Los tres alcaldes aprovecharon la buena noticia para anunciar que continuarán ejerciendo un frente común para preservar el Parc Natural de Collserola de posibles amenazas urbanísticas.

Los alcaldes de los tres municipios acordaron en 2011 tramitar conjuntamente la propuesta de eliminar el proyecto del Vial de Cornisa. La respuesta a su petición llegó el pasado marzo, cuando la comisión de urbanismo del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) aprobó definitivamente suprimir del PGM de 1976 la reserva de suelo para construir la infraestructura.

Conesa (CDC) remarcó que "la construcción de esta carretera prevista en 1976 habría significado hacer una cicatriz en medio de Collserola". Y añadió que "afortunadamente, hoy en día los valores ambientales son diferentes y construir esta infraestructura no tendría sentido. Además, no ayudaría a cumplir los compromisos de reducción de emisiones de CO2".

"Con esta desprogramación -prosiguió Conesa- mostramos nuestra voluntad de preservar el entorno natural de Collserola. Tenemos la oportunidad de proteger el pulmón de todo el área metropolitana y mantener esta reserva verde para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Los alcaldes seguiremos trabajando en esta línea, porque desgraciadamente todavía hay amenazas dibujadas en el PGM de 1976".

Aparte de esas "amenazas" que todavía contempla el PGM de 1976, con posterioridad han aparecido otras como, según recoge cugat.cat, la construcción de la línea de muy alta tensión (MAT) entre las estaciones eléctricas de Sant Just Desvern y Santa Coloma de Gramenet pasando por Collserola; la proyección del túnel ferroviario de Horta y el relleno de la Pedrera Berta con balas de ecoparque.

El alcalde de Molins de Rei, Joan Ramon Casals (CiU), resaltó "el trabajo hecho conjuntamente por los tres municipios" para lograr la supresión del Vial de Cornisa, así como la necesidad de apostar "más por el transporte público y menos por el vehículo privado".

Por su lado, el primer edil de Cerdanyola, Carles Escolà (Compromís per Cerdanyola), reafirmó "el compromiso con la defensa del Parc Natural de Collserola" y se mostró partidario de "debatir cómo tenemos que diseñar las infraestructuras del futuro porque tenemos el deber de preservar Collserola".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook