Rellinars

El pleno aprueba impuestos y tasas en una sesión a la que sólo acudió parte de la oposición

27.12.2015 | 20:22
Pleno municipal del Ayuntamiento de Rellinars, sin la presencia de los concejales de Convergència.
Pleno municipal del Ayuntamiento de Rellinars, sin la presencia de los concejales de Convergència.

Desde que ERC renovó su mandato al frente del equipo de gobierno en las pasadas elecciones municipales, los plenos que se han ido sucediendo a lo largo de los siguientes meses han sido cuanto menos insólitos, con una oposición en la que su principal partido, Convergència, no acaba de remontar el vuelo. Prueba de ello fue el pleno celebrado hace unos días, en el que el ejecutivo aprobó de forma definitiva las ordenanzas fiscales para 2016 con la presencia en la oposición del único concejal de ICV-EUiA. Las sillas de Convergència, con dos ediles, estuvieron vacías.
ERC entró a gobernar en minoría con tres concejales al ser la lista más votada, mientras que CDC, con otros tres, e ICV-EUiA, con uno, formaron la oposición. Pero pronto los republicanos pasaron a gobernar con mayoría tras abandonar una regidora de Convergència el grupo y pasarse al equipo de gobierno como concejal no adscrita.

Tras ese episodio de transfuguismo, en los plenos siguientes, CDC, con Eva Salvador como portavoz, nunca acudió con los dos ediles que le quedaban ya que la renuncia de todos los miembros de su lista a ocupar la segunda acta de concejal vacante lo impidió. Salvador, por tanto, ha estado sola durante todos estos meses ejerciendo como oposición desde CDC.

Junta electoral
Esta imagen de una oposición débil se acrecentó en el último pleno, al que sólo acudió el representante de ICV-EUiA, Rubén Lázaro. Convergència no estuvo presente ya que Salvador se encontraba indispuesta por enfermedad y el concejal que tiene que acompañarla el resto de la legislatura, el militante terrassense Miquel Soriano, todavía no ha podido incorporarse al no haberse resuelto los trámites que la Junta Electoral de Madrid está llevando a cabo para enviar al Ayuntamiento las credenciales que lo acrediten como nuevo regidor.

Así las cosas, en el pleno de este mes el ejecutivo local se encontró frente a una oposición casi inexistente, con la presencia del único concejal de ICV y una Convergència desaparecida, con las dos sillas que le toca ocupar vacías, una circunstancia que se dio por primera vez en lo que va de mandato.
Durante el pleno se aprobaron de forma definitiva las ordenanzas fiscales para 2016 con el apoyo del equipo de gobierno y la abstención de ICV-EUiA. De cara al próximo año, los tributos se congelan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook