La subida del belén a la Castellassa cumple 50 años

12.12.2015 | 09:21
Vista aérea de la Castellassa
Vista aérea de la Castellassa

Una de las tradiciones de estas fechas que cumple medio siglo y mezcla la Navidad con el excursionismo es la colocación de un pesebre en la cima del monolito de la Castellassa del Parc Natural de Sant Llorenç del Munt. Una acción que cada año realiza el Centre Excursionista de Castellar, que este 2015 alcanza su 50 edición, y que se llevará a cabo mañana domingo. Este es el objetivo final de la actividad pero todo lo que la acompaña es lo que ha permitido que se conserve la tradición y continúe celebrándose año tras año.
La entidad marca el inicio de la jornada, muy pronto por la mañana, alrededor de las 7.30 horas. Aunque es un horario abierto, ya que lo importante es que a eso de las 10 todos los participantes se encuentren a los pies de la Castellassa. Tras recobrar energías con el desayuno, es momento para que los especialistas escalen y cubran los algo poco más de 50 metros de altura para llevar el belén hasta la cima. Una recreación del nacimiento del portal que tiene una autoría muy especial. Se trata de Josep Llinares, uno de los principales impulsores de esta ya clásica cita y que también creó el de la primera edición.

La entrega que se hace con la banda sonora de los villancicos que cantan todos los presentes. Tras escalar a la cima y con el belén descansando en el lugar correcto, turno para los más pequeños para hacer cagar al Tió. Las golas y la potencia de los brazos de los niños se ponen a prueba con esta tradición catalana, que se complementa con la degustación de turrones y neules. Tras ello, camino de vuelta con espectaculares vistas y sin dejar de cantar la música que acompaña esta época del año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook