Ullastrell

Abre el espacio cultural del edificio del Progrés

10.11.2015 | 04:22
Desde la izquierda, Jaume Puig (concejal), Josep Maria Mut (Diputació) y Joan Ballbè (alcalde).
Desde la izquierda, Jaume Puig (concejal), Josep Maria Mut (Diputació) y Joan Ballbè (alcalde).

Ullastrell inauguró el domingo un espacio cultural en el emblemático edificio del Progrés, situado en pleno núcleo urbano. El nuevo espacio, con una superficie de unos 150 metros cuadrados, ocupa una parte del sótano del inmueble, que ha sido rehabilitada para ese fin. El coste de las obras asciende a unos 55 mil euros y la mayor parte de ese importe ha sido sufragado con una subvención de la Diputació.

El nuevo espacio cultural inició su andadura acogiendo la exposición "El Progrés, un bocí d'història del municipi", que pretende realizar un recorrido por los más de cien años de historia del inmueble y los diferentes usos que ha albergado a lo largo de ese tiempo: desde la cooperativa agraria que lo creó -la Cooperativa de Pagesos i Rabassaires- hasta un local social, pasando por un cine, un teatro o un almacén de la Brigada Municipal de Obras.

La muestra permanecerá instalada en el nuevo espacio cultural los tres fines de semana que quedan de este mes de noviembre y podrá visitarse entre las once de la mañana y las dos de la tarde. En su primer día, el domingo, más de un centenar de vecinos visitaron la exposición.

El espacio cultural del Progrés fue inaugurado por el alcalde, Joan Ballbè, y el diputado de Urbanismo, Vivienda y Patrimonio de la Diputació, Josep Maria Mut. En los parlamentos, que se realizaron en el pasaje que da al sótano del edificio, Ballbè se mostró satisfecho por la recuperación de este espacio en pleno núcleo urbano para dar cabida a actividades culturales.

De hecho, la intención del Consistorio es que el nuevo equipamiento acoja eventos culturales temporales -ya sean exposiciones, charlas, recitales de poesía, música...- con el fin de dinamizarlo todo lo posible.

Propietarios
A la inauguración oficial del domingo, antecedió una visita al nuevo espacio el sábado por la tarde que se ciñó a los descendientes de los antiguos propietarios del edificio. A esta visita, que también contó con el alcalde, acudieron unas cincuenta personas.

Tras remodelar una parte del sótano para convertirlo en un espacio cultural, la intención ahora del Ayuntamiento es continuar reformando el edificio, con unos mil metros cuadrados de superficie divididos en sótano y dos plantas. Sin embargo, el Consistorio está a expensas de conseguir financiación para abordar unas reformas que se presumen costosas. No en vano, hace un par de años el Ayuntamiento empleó unos 17 mil euros en garantizar la viabilidad estructural del inmueble, muy deteriorado tras permanecer muchos años abandonado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook