Viladecavalls / Vacarisses

Nuevo intento de la Generalitat de reducir la alta siniestralidad en la carretera C-58

27.10.2015 | 04:23
Nuevo intento de la Generalitat de reducir la alta siniestralidad en la carretera C-58
Nuevo intento de la Generalitat de reducir la alta siniestralidad en la carretera C-58

Hace tres semanas, una mujer de 74 años fallecía en un accidente en la carretera C-58, a la altura de Vacarisses, convirtiéndose en una víctima mortal más de las muchas que en los últimos años ha registrado una vía donde el número de accidentes sigue siendo demasiado elevado, una advertencia en la que no dejan de insistir los municipios por donde transcurre. El alto índice de siniestralidad se concentra, sobre todo, en los días con mayor incidencia de los factores meteorológicos adversos, como lluvia o hielo en la calzada.

Después de llevar a cabo en el pasado medidas que no han acabado de funcionar (ya que la alta siniestralidad persiste), la Generalitat, a través del departamento de Territori i Sostenibilitat, ha decidido ahora coger el toro por los cuernos y acometer una profunda reforma de la carretera que ponga fin a la sangría de accidentes y víctimas. Con este fin se están llevando a cabo desde hace una semanas unas obras de mejora de la carretera que abarcan un tramo de 12 kilómetros, entre Viladecavalls y Castellbell i el Vilar, y que cuentan con un presupuesto de 5,7 millones de euros. Los trabajos tienen una duración prevista de ocho meses.

Choques frontales
En este tramo objeto de las obras -donde la configuración de la calzada es de un carril por sentido de la circulación, con algunos tramos de carril adicional para el adelantamiento de vehículos lentos-, la carretera registra un tráfico que oscila entre los 25 mil y los 17 mil vehículos diarios, de los que alrededor de un 7% son pesados. De hecho, la C-58 es la alternativa a la autopista de peaje C-16, por lo que suele soportar un elevado número de vehículos.

En relación a las obras, una de las principales medidas que se están desarrollando es la creación de una barrera entre los sentidos de la circulación en la práctica totalidad del tramo para evitar el riesgo de choques frontales, con diversas tipologías en función de las características de cada tramo: barrera metálica o de hormigón y, en algunos casos, doble línea continua. La actuación contempla también mejoras en el trazado, el pavimento, el drenaje y la señalización.

También se prevé crear un carril para el adelantamiento en un tramo de 1,3 km, a su paso por Vacarisses, mediante la ampliación de la vía por su lado este y la colocación de una barrera central para separar los sentidos de circulación. Los trabajos incluyen además la mejora de algunos puntos concretos, como la reordenación del acceso al depósito de Coll Cardús (con una nueva configuración de los ramales y las isletas existentes) y la mejora de los accesos a las urbanizaciones de Can Serra y del Palà, en Vacarisses.

Las obras se enmarcan en la nueva estrategia de mejora de la seguridad viaria que está desplegando el departamento de Territori i Sostenibilitat.

LA CIFRA
8 meses. Es la duración prevista de las obras de mejora de la carretera C-58.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas