Un bombero trabaja en un incendio

El Govern destina 32,4 millones a una campaña forestal que prevé "complicada"

06.06.2019 | 04:00

El Govern de la Generalitat destinará un total de 32,4 millones de euros a la campaña de prevención de incendios forestales de este verano, que pronostica "complicada" por las condiciones meteorológicas y para la cual ha pedido la "colaboración" de toda la ciudadanía. El conseller de Interior, Miquel Buch, y la titular de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Teresa Jordà, así lo explicaron ayer en comisión parlamentaria, donde señalaron que ha habido más incendios en Catalunya en lo que va de 2019 que en el total del pasado año.

Para tratar de minimizar el "riesgo moderado" que el Govern pronostica para esta campaña, Interior invertirá 17,2 millones de euros, mientras que el departamento de Agricultura invertirá otros 15,2 millones de euros.

"Hemos pasado un invierno largo, cálido y seco y la vegetación está mucho más seca que en 2019, por lo que si no llueve este junio podríamos encarar la peor campaña forestal de los últimos años", sostuvo Buch. El conseller asegurado que, para combatir esta situación, Interior pondrá en marcha tareas preventivas dos veces al día, una por la mañana y otra por la tarde, y su campaña se centrará en tres ejes: "la situación crítica de los bosques, la desestacionalización de los incendios por el cambio climático y un nuevo modelo de Bomberos".

Tal como señaló, el objetivo es pasar de políticas "reactivas a proactivas", esto es, "dejar de esperar en el parque a que aparezca un fuego para ir a extinguirlo y pasar a preparar el escenario durante todo el año".

Refuerzo
Para lograrlo, recalcó la "vital importancia" de que la ciudadanía "colabore" en la campaña y "vele por que los bosques de Catalunya no se quemen" porque, insistió, "el incendio más grande se puede apagar a tiempo con un balde de agua".

Asimismo, adelantó que se llevarán a cabo 717 nuevas contrataciones de refuerzo en distintas categorías profesionales entre el 17 de junio y el 23 de agosto, una cifra que revela "menos contratos, pero de más meses de duración".
Por su parte, Jordà insistió en que las condiciones meteorológicas condicionarán en los próximos meses el riesgo de incendios en los bosques, menos húmedos ahora que en las mismas fechas del año pasado. "En caso de que no haya lluvias razonables durante las próximas semanas, las comarcas en las que más rápidamente se incrementará el peligro (de incendios) serán las llanuras del Empordà y las Terres de l'Ebre", aseveró antes de opinar que es preciso "anticiparse más" a estas catástrofes.

La titular de Agricultura apuntó que el clima de Catalunya "lleva inherente la presencia de incendios", los cuales -dijo- "continuarán siendo uno de nuestros mayores retos" debido a la crisis climática. Por ese motivo, afirmó que "el único mecanismo de lucha efectivo es la gestión forestal continuada", que pasa por reconocer, continuó, que "talar un árbol no es un asesinato".

Los consellers también recordaron que la de 2018 fue "la mejor campaña de los últimos años", con 312 incendios que afectaron a 140 hectáreas forestales y 60 hectáreas no forestales.