El alcaldable de ERC por Barcelona, Ernest Maragall.

ERC paraliza la negociación con Colau hasta que descarte al PSC

06.06.2019 | 04:00

El alcaldable de ERC por Barcelona, Ernest Maragall, anunció ayer que abre un "paréntesis" en la negociación con el equipo de Ada Colau -"que no significa romper nada", precisó- hasta que los comunes descarten un gobierno de coalición con el PSC y el apoyo de Manuel Valls y su grupo. "Hoy mismo (por ayer), si la señora Colau quiere, nos podemos encontrar y empezar a cerrar un acuerdo bilateral y definitivo", destacó en rueda de prensa Maragall, que defendió que las negociaciones que ha habido hasta ahora ya han servido para constatar las "coincidencias programáticas" entre republicanos y comunes.

El candidato de ERC, que fue el más votado el 26M aunque empató a diez escaños con Colau, insistió en que la mejor opción para la gobernabilidad de la capital catalana es un gobierno a dos capitaneado por él y la actual alcaldesa.
Sin embargo, Barcelona en Comú insiste en apostar por un tripartito que sume también al PSC, una opción que Maragall solo contemplaría si los socialistas explicitaran su compromiso "con la libertad de los presos, la apertura de conversaciones para un referéndum de autodeterminación y el cese de las acciones represivas y sancionadoras".

Para atraer a los comunes a su oferta de gobierno a dos, ERC ha incorporado un nuevo elemento: una nueva figura institucional "del más alto nivel" dentro del gobierno municipal para dar un rol "especial y específico" a la actual alcaldesa, dentro de un eventual gobierno de coalición entre republicanos y comunes.

"Es una figura que no ha existido nunca en el Ayuntamiento de Barcelona, como no ha existido hasta ahora un escenario electoral como el que hay ahora en la ciudad", dijo. Maragall no quiso entrar en concretar cómo imagina esta figura, pero avanzó que quizá habría que hacer "adaptaciones reglamentarias internas" para darle cobertura.
Sea como sea, apostó por abordar con "claridad y transparencia" el debate sobre qué papel debería jugar Colau si se avanza hacia un gobierno "a dos" entre ERC y Barcelona en Comú.