Unas elecciones de resultados inciertos

15.05.2019 | 04:00

En un municipio como Rellinars de tan solo 747 habitantes cada voto vale su peso en oro. Con esta particularidad como telón de fondo, las municipales del próximo día 26 se presentan especialmente inciertas tras romper el actual equipo de gobierno de ERC y GIR (Grup Independent de Rellinars) su coalición. Una unión que nació tras las municipales de 2007, en la que ambas fuerzas políticas se presentaron por separado. ERC logró tres concejales, GIR uno y la antigua CiU otros tres. Las dos primeras decidieron entonces sumar para desbancar a la antigua CiU de la alcaldía y entraron a gobernar en coalición.

Pero es que en las municipales de 2011, ERC-GIR (ahora ya se presentaron como coalición) volvió a empatar con la extinta CiU y esta vez fue el único edil del PSC el que tuvo la llave de la gobernabilidad. Dio su apoyo a CiU, que recuperó la alcaldía, para luego presentar a mitad de mandato con ERC-GIR una moción de censura que devolvió a la coalición la vara de mando. En las últimas municipales de 2015 volvió a producirse un empate entre CiU y ERC-GIR (tres ediles cada uno) e ICV entró en el plenario con un regidor. Esta vez fue una tránsfuga de CiU la que facilitó que siguiese gobernando ERC-GIR, en el que fue su tercer mandato al frente del Consistorio.