--
La zona para perros situada en la avenida de Béjar con la calle Tramontana ha sido cerrada.

Cierran todos los pipicanes por temor a que hayan sido envenenados

10.06.2019 | 15:06

El Ayuntamiento de Terrassa clausuró ayer los nueve pipicanes de la ciudad por temor a que hayan sido envenenados. La alarma saltó el domingo cuando en el espacio de recreo para perros situado en la avenida de Bèjar con la calle de la Tramuntana apareció una nota anónima en la que se afirmaba que la zona había sido rociada con una sustancia venenosa llamada sulfato de estricnina. De momento, no se han hallado restos de este ni de ningún otro veneno en ningún pipicán.
En la zona para perros de la avenida de Bèjar apareció el domingo una nota que rezaba lo siguiente: "He rociado diversas partes del pipican con sulfato de estricnina. A partir de ahora recomiendo a los propietarios de los perros que no los paseen por aquí dentro. Para quien no sepa que es la estricnina, en seguida lo averiguará si su perro la ingiere. Es cuestión de unos 15 minutos. Suerte". La nota acaba incluso con una postdata en la que el autor anuncia que repetirá esta acción "varias veces" a lo largo de este año.