El después: la fachada del edificio esta semana, acabados los trabajos.

La cerámica del Lybens ya está salvada

25.05.2019 | 04:00

El edificio de la antigua discoteca Lybens será demolido, pero sus murales y piezas de cerámica, esa muestra de arte psicodélico, están a salvo. Expertos del Museu de Terrassa han retirado ya esos elementos. Los exteriores se conservarán en el Recinte Firal. Los medallones del interior decorarán el futuro edificio a construir en el solar.

El Lybens, que luego fuera Láser, en la esquina de la carretera de Montcada con la calle de Arquimedes, se inauguró a principios de la década de 1970. Al ser ampliada en 1978, sus dueños encargaron al artista Julio Bono la decoración, con murales y cerámica, con motivos geométricos y alusiones musicales.

Llevaba muchos años sin actividad. A mediados del 2018 se conoció la intención de los propietarios del inmueble de demolerlo para edificar viviendas. Hubo una campaña ciudadana para que se conservasen las obras de arte y el Ayuntamiento decidió hacerlo. El legado del Lybens está a salvo.