Danza popular. El Esbart Egarenc del Social lleva su danza de pequeño y mediano formato en varios espacios, uno de ellos el Parc dels Catalans. El grupo también representa un espectáculo de época en el patio del Gran Casino de la Font Vella.
Fira Modernista

La XVII Fira Modernista levanta el telón

12.05.2019 | 10:21

Terrassa ha vuelto a regresar por dos días al pasado, a finales del siglo XIX y principios de XX. El Centre histórico y sus calles, desde el Passeig hasta el Parc de Sant Jordi, respiran desde primera hora de este sábado ambiente de 1900. La feria tiene como protagonista el cine y son muchas las decoraciones que se han inspirado en este arte escénico.

Hacía el mediodía, los lugares claves, los que acogen actividades, estaban llenos hasta la bandera. Entre los atractivos, las visitas al patrimonio modernista. La Masia Freixa -uno de las joyas del legado del arquitecto Lluís Muncunill, registraba una larga cola para conocer con detalle su historia y su diseño sinuoso inspirado en las formas de la naturaleza y del cuerpo humano. También la Casa Alegre de Sagrera, icono del arquitecto Melcior Vinyals, recibía a un buen número de visitantes que quedaban admirados por las belleza especial que desprende el conjunto de vitrales del "envidriat".

En ambos espacios se podía disfrutar de espectáculos, En la era de la Masia Freixa, grupos de cultura popular constaban que su danza y música sigue en muy buena forma. En el patio de la Casa Alegre había música clásica interpretada por alumnos del CEM Escola de Música y grado profesional.

La Masia Freixa y la Casa Alegre son dos puntos claves de la fiesta. En el trayecto -a veces complicado por la afluencia de gente- nos sumergimos en la Terrassa industrial y burguesa con manifestaciones de obreras y obreros que pedían jornadas de 8 horas y un suelo digno y con los "amos" que paseaban con sus vestidos de etiqueta ajenos a la protesta. Nos topamos con bandas de música, ilusionistas, pianistas, artesanos de oficios y de alimentación, algún vehículo de época y hasta con un entierro.

De todo, o de casi todo, quedará constancia en muchas cámaras de fotos y en un rodaje de película. En la calle Major se proyectaba uno de los primeros films que se vio en Terrassa protagonizado por una competición de boxeo. Fue en el Teatro del Retiro y duraba diez segundos. "Pasen y vean" dice la carpa que acoge este testimonio en celuloide en blanco y negro de 1897. Pues, "pasen y vean" la nueva Fira Modernista. Esta tiene una duración más larga. Hay tiempo para disfrutarla hasta mañana por la noche.