Las luces ornamentales de la Masía Freixa se apagarán este sábado por la noche.

Terrassa repite con "La hora del planeta" en 2019

29.03.2019 | 04:00

Un año más, el Ayuntamiento de Terrassa se ha apuntado a la campaña "La hora del planeta", un proyecto de carácter mundial, cuyos objetivos son concienciar y luchar contra el cambio climático y promover la biodiversidad, y que impulsa el World Wide Fond for Nature (WWF), el Fondo Mundial para la Naturaleza. Esta campaña nació el año 2007, en la localidad australiana de Sydney, como un gesto simbólico para llamar la atención sobre esta problemática.

Por este motivo, este sábado día 30 de marzo, entre las 20'30 y las 21'30 de la noche, se apagarán las luces ornamentales de equipamientos o espacios de la ciudad como la Masía Freixa, la chimenea de la Bòbila Almirall, el monumento a la Mujer y el campanario de Santa María. Con esta acción simbólica, el consistorio terrassense quiere resaltar la importancia de aplicar políticas reales para poder responder al cambio climático, y se anima a la ciudadanía a que realice lo mismo en sus viviendas.

El lema de la campaña de este 2019 es una pregunta, "¿Te unes al reto?" y sugiere apuntarse a tres retos diferentes: el reto a un día sin carne, al de un día sin plástico y al de un día sin emisiones de CO2. En la página web www.horadelplaneta.es, se informa de la forma de superar estos tres retos.

"La hora del planeta", con el paso de los años, se ha convertido en una iniciativa mundial que insta a la práctica de estilos de vida sostenibles, fomentar el desarrollo renovable y preservar el medio ambiente y los recursos naturales.

En estos momentos, en España, a esta campaña se han unido unos 445 ayuntamientos, unas 151 empresas y unas 161 organizaciones. y unos 8.000 particulares. "La hora del planeta" se ha propuesto movilizar a más de 7.000 ciudades para evidenciar su compromiso con la conservación de la naturaleza, denunciando problemas como el cambio climático o la pérdida de la biodiversidad. Una manera de denunciar todo esto será apagando las luces de edificios y monumentos, tal como se ha comprometido a hacer Terrassa.