Acuerdo contra el machismo y la homofobia en el deporte de base

09.03.2019 | 00:07

El Ayuntamiento de Terrassa ha apostado por incluir en el Plan Director del Deporte un programa de formaciones, dirigido a los entrenadores y entrenadoras de entidades deportivas que trabajen con la base, para la detección y prevención de conductas o comentarios que puedan promover o alentar actitudes de violencia machista y homófoba.

Ante esta propuesta que partió de la CUP, el Pleno del consistorio egarense se postuló a favor en su gran mayoría. Concretamente, 26 de los 27 regidores dieron su conformidad. Además, este acuerdo contó con la colaboración activa de Eva Candela, concejal de Igualdad y también de Deportes, y esta medida se incuirá en el Plan Director del Deporte.

Desde la CUP se explica que, con esta medida, "se pretende dotar de herramientas a todos los entrenadores que trabajan con equipos infantiles y juveniles, para que puedan detectar entre los niños y las niñlas este tipo de comportamiento". La intención, como comenta Ari Falcó, integrante de esta formación, es poder revertir la tendencia, incidiendo positivamente con acciones que se realizarán conjuntamente con el servicio de Juventud y el de LGTBI.

Falcó considera que esta propuesta sigue más "el principio de prevención que el de reacción" y la apuesta es que los problemas se intenten resolver desde su raiz, mediante la interención de elementos educativos. En ningún caso, sugiere, se pretende educar de forma coercitiva, o sólo de esta forma, ante una conducta o una agresión homófoba o machista.

Los entrenadores y entrenadoras de los equipos de base de los diferentes deportes que se practican en una ciudad tan prolífica en este sentido, se consideran una parte importante en el eslabón educativo de los niños y niñas que forman los diferentes equipos. Con esta formación, se pretende que sepan detectar actitudes nocivas.

Educación física
Por otra parte, la formación independentista, considera que este tipo de formación para detectar y prevenir estos casos, también se tendría que ampliar al profesorado de Educación Física. La CUP estima que estos profesionales pueden encontrarse con conductas potenciales similares.

Otro de los puntos por los que que este partido aboga es el de la implantación de una educación sexo-afectiva en todos los cursos de la ESO. En este caso, sin embargo, se tendría que tratar de talleres o algo similar.