Sucesos

Rescatan a un niño atrapado en una barra

23.02.2019 | 04:00
Momento del operativo en el Vapor Ventalló.

Tardaron bastante más en aflojar tornillos que en tirar del niño para sacarlo de aquel atolladero. Prácticamente no tuvieron que tirar del pequeño los bomberos y sanitarios que liberaron el jueves a un niño de unos 4 años que había quedado atrapado entre una barra metálica y el suelo en la plaza del Vapor Ventalló, en el Centre.

Muchos niños usan una rampa de la plaza a modo de tobogán. Suben y bajan, se deslizan, prueban. El jueves por la tarde, un pequeño que jugaba en la zona quedó trabado en la barra metálica y cilíndrica que atraviesa esa rampa. Estaba sentado, un muslo enganchado entre la pieza metálica y el suelo. Alguien llamó a los servicios de emergencias.

Arribaron ambulancias y dotaciones de bomberos. Decenas de personas miraban al niño, serio pero no histérico, sorprendido pero al margen de la compunción.

"Mañana lo explicarás en el cole", le decía con delicadeza un sanitario para tranquilizarlo mientras los bomberos se afanaban en aflojar los tornillos que anclaban la pieza al suelo. Llegó otro bombero con un cojín neumático, un artilugio que soporta 300 bares de presión que le insufla una bombona.

Fue activar el cojín, una vez distendida la barra, y la barra subir de golpe, y la pierna del crío ser liberada. Y fue liberarse el chico y oírse un estruendo de ovación en la plaza. Un sanitario se llevó en brazos al protagonista del percance a una ambulancia para una revisión, pero el pequeño parecía haber salido indemne del incidente. Todo se condensó en unos minutos de susto.

"Muchas gracias", soltó la madre al personal que había trabajado en la liberación. Otra se dirigía a su hija apuntándola con el índice: "¿Qué has aprendido hoy?". No hizo falta la respuesta infantil. La madre misma se respondió: "Que no se juega más en esta rampa".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook