Tribunales
El pabellón es la única unidad de hospitalización penitenciaria de toda España.

Acusan a un preso de atracar a otro con una cuchilla mientras se duchaba

20.02.2019 | 04:00

Tenía unos cuantos antecedentes. En el ámbito penal, con cuatro sentencias firmes dictadas en enero y marzo del 2016 y en mayo y junio del 2017. Ese mismo año, unas horas antes de la Nochebuena, Juan estaba ingresado en el hospital penitenciario de Terrassa y aprovechó que su compañero de habitación estaba duchándose para robarle el reloj mientras le ponía en el cuello una cuchilla de afeitar. Luego amenazó a un mosso con pegarle tres tiros. Todo eso considera probado el fiscal, que acusa al preso de un delito de robo con violencia y de otro de resistencia. Reclama que sea condenado a siete años de prisión. Si el tribunal lo castiga será una muesca más en el historial delictivo de este joven de sólo 22 años.

El acusado, interno en una prisión, estaba ingresado en el pabellón penitenciario ubicado a unos metros del Hospital de Terrassa, centro sanitario de referencia para la población reclusa catalana e integrado en el Consorci Sanitari de Terrassa. Era Navidad. Faltaban unas horas para la Nochebuena del 2017. El compañero de habitación del joven estaba en la ducha.

Ya condenado
A Juan lo habían condenado ya por robo con violencia, y un robo con violencia cometió supuestamente ese día, esa mañana del 24 de diciembre del 2017, cuando se acercó a su compañero y presuntamente le puso una cuchilla de afeitar en el cuello mientras le espetaba: "No digas nada y dame el reloj; si no, te corto el cuello y aquí te quedas si no me lo das ahora mismo". E insistió en exigir silencio a la víctima: "No digas nada, que si no te voy a hacer daño", al tiempo que tiraba del reloj. Y lo sustrajo.

Unos mossos d'esquadra intervinieron e interpelaron al acusado acerca de lo ocurrido y él reaccionó con violencia verbal y física. Según el escrito del fiscal, se golpeó la cabeza, gritó, propinó patadas a los agentes, a los que amenazó con quitarles la vida. "Hijos de puta, os voy a matar uno a uno cuando salga", les dijo. Y también: "Os voy a meter en un problema, me voy a abrir la cabeza y diré que habéis sido vosotros, que tengo un primo abogado y os va a joder". A uno le dedicó esta advertencia: "Ya te pillaré, cuando salga te voy a meter un tiro en el pie, otro en el pecho y otro en la cabeza para que sufras".

Multirreincidente
Como el procesado es multirreincidente, el Ministerio Fiscal tiene en cuenta esa circunstancia agravante a la hora de reclamar las penas. Califica los hechos de un delito de robo con violencia con uso de arma y un delito de resistencia, y solicita por el primero una pena de seis años de prisión y por el segundo, otra de un año.

En enero del 2016 el mismo chico fue condenado por un juzgado de lo penal de Barcelona a dos años y seis meses de cárcel por un robo con violencia, el mismo delito por el que un par de meses después recayó en sus espaldas otra pena de tres años y seis meses. Y el mismo (en esta ocasión en grado de tentativa) por el que otro juzgado, de Barcelona como el anterior, le impuso seis meses de cárcel en mayo del 2017. En junio de ese mismo año otro órgano judicial lo castigó con dos años de prisión. El delito: también robo con violencia.

La Audiencia Provincial, en su sección quinta, ha señalado para hoy el juicio, en el que el Ministerio Público ha solicitado la comparecencia de funcionarios de prisión como testigos. Las diligencias previas las tramitó el juzgado de instrucción número 1 de Terrassa.