Un sindicato para luchar "por los derechos de los inquilinos"

16.02.2019 | 04:00

A principios de diciembre celebraron su primera asamblea y hoy llevarán a cabo una sesión de formación sobre la ley de arrendamientos urbanos y los derechos de los inquilinos, una sesión que se antoja como la puesta de largo del Sindicat de Llogaters en Terrassa. Porque eso es este sindicato: un lugar de encuentro para promover la formación de los arrendatarios, para velar por sus intereses, para defender "un alquiler asequible, estable, seguro y digno".

El sindicato nació en Barcelona y se ha extendido por diversas ciudades, entre ellas Rubí y Sant Cugat del Vallès. Y Terrassa, donde en abril del 2018 los impulsores de la plataforma en Barcelona presentaron su proyecto en el Ateneu Candela. En ese local precisamente se reúne la asamblea de Terrassa dos miércoles al mes desde que en diciembre tomase forma el interés despertado por la iniciativa en varios egarenses. La próxima reunión en el Ateneu Candela será el miércoles próximo, 20 de febrero, a las 6.30 de la tarde. Antes, sin embargo, se celebrará la sesión formativa de hoy, de diez de la mañana a dos de la tarde en el mismo ateneo de la calle de Montserrat. Luego habrá comida popular por cinco euros.

Demandas crecientes
El sindicato se gestó "como una iniciativa transversal pero con una clara conciencia política y colectiva", con la pretensión de aglutinar a inquilinos "tanto de viviendas del mercado privado como del público" que luchasen por sus derechos y por incidir "en todos los ámbitos administrativos y de gobierno". La plataforma se organiza y se moviliza "para dar respuesta a las demandas crecientes" sobre alquileres. Laura G. de Paoli, abogada del sindicato, hablará hoy sobre la legislación y sobre aspectos como la duración de los contratos, las reparaciones y las obras, la cesión y subarriendo, las prórrogas, las fianzas o las indemnizaciones.

"Uno de nuestros objetivos es luchar por alquileres justos y dignos, con mayores duraciones de contrato. Y por alquileres asequibles. Es necesario un control de precios", destaca Anna Brullet, integrante de la plataforma terrassense. Brullet alerta sobre el descenso en el número de viviendas en arrendamiento y denuncia la desprotección creciente de un colectivo, el de los inquilinos, en un contexto en que predominan los "fondos buitre" y los grandes propietarios. "A todos nos interesa un parque de alquiler de calidad, y de cantidad", concluye Anna Brullet.