"La FP ha dejado de ser la 'niña tonta' de la formación"
Miquel Cortés Serra, exprofesor del INS Nicolau Copèrnic

"La FP ha dejado de ser la 'niña tonta' de la formación"

09.02.2019 | 04:00

¿Qué balance hace de su etapa profesional docente?
Me lo he pasado genial, tanto dando clases como de gestor en el departamento de Ensenyament reordenando la Formación Profesional (FP) e implantando nuevos modelos, como el de la FP Dual, que es muy exitoso.

¿Por qué eligió esta labor?
Por casualidad. No era mi intención porque estudié la carrera de Ingeniero industrial en la especialidad de electrónica pero tuve un profesor que me animó, lo probé y me quedé.

¿Cuál ha sido su recorrido?
Entré en el Institut Terrassa (entonces aún era Politécnico) en FP y para dar clases de informática. Formo parte de la primera promoción en esta especialidad. Y siempre he estado en el mismo sector y en la misma asignatura. Primero en el Terrassa y después me mude al Nicolau Copèrnic cuando Educació reubicó los ciclos allí. Y entre medio he dejado las aulas para trabajar en la reordenación de la FP.

La FP parece que, por fin, se ha prestigiado
Hace cuarenta años, la FP era "la niña tonta" y se diferencia a los chavales si iban a FP o a bachillerato. Afortunadamente ha evolucionado muchísimo. Hay una gran oferta y un índice de inserción del 85 por ciento.

Pero hay estudios con poca demanda y otros con mucha ¿Influye la moda?
Hay dos razones fundamentales. Por un lado está la visibilidad social y mediática. Los concursos de cocina animaron a cursar estudios del sector. Todo el mundo quería ser chef. Y el de costura, que se hace ahora, está revalorizando el textil, algo que hace mucha falta. Y después están los anuncios de trababajo que demandan más informáticos y comerciales. Y frente a ello están los ciclos de Mecánica que dan mucho trabajo pero que el alumno piensa que no toca ponerse un "mono" y llegar a casa lleno de grasa y sucio.

¿Cómo afronta la jubilación?
Me gusta la fotografía, caminar, disfrutar de la familia y sobre todo de las dos nietas. Ha sido una etapa de trabajo larga e intensa y ahora hay que aprovechar el tiempo libre para hacer las cosas que te gustan. No me he desenganchado del todo porque hago algún seminario. Pero ya no me levanto a las seis de la mañana sino cuando ya ha salido el sol.