Ambiente durante el primer "armari compartit" del grup de Joves La Fàbrica.

Segunda vida para la ropa con el armario compartido de Can Tusell

31.01.2019 | 04:00

El grup de Joves La Fàbrica han llevado el principio de la reutilización a Can Tusell y han convencido al barrio de que, antes que tirar, mejor compartir. Así lo han hecho el pasado lunes 21 de enero sacando a la calle un "armario" con la ropa en buen estado cedida por vecinos y amigos que se ha puesto a disposición de quien quiera darle una segunda oportunidad.

Cien visitantes y 180 piezas de ropa, calzado y complementos distribuidos en menos de 1 hora es el balance de esta primera experiencia, en la que los educadores y los jóvenes del esplai se han volcado con éxito.

"La idea surgió cuando los vecinos empezaron a traer juguetes usados -explica Noel Duque, responsable del esplai La Fàbrica-. Pensamos que la ropa podía ser una manera de recuperar el espíritu de desprenderse de objetos propios en buen estado que si tú no usas, otra persona puede utilizarla. El proyecto quiere ser un espacio para compartir, socializar y reaprovechar".

En la experiencia no hay pagos ni trueques. El esplai recoge durante días la ropa y los complementos usados y en buen estado que los vecinos quieran ceder, los clasifica y saca el "armari compartit" a la calle un día determinado. Durante una hora, el barrio puede coger la pieza que desee si cree que puede darle una segunda oportunidad.

El día 21 los jóvenes del esplai La Fàbrica convirtieron el "armari compartit" en una fiesta. Hubo música ambiente a cargo del DJ Musta y mucha gente dispuesta a reutilizar, especialmente jóvenes. Al esplai sólo le falló la escasa iluminación de la plaza de Can Tusell (el primer "armari compartit" se hizo de 7 a 8 de la tarde) y la falta de bolsas para transportar las piezas de ropa, los zapatos y los complementos. Ahora piden que los futuros participantes acudan con bolsas de casa.

En el primer "armari compartit" se recogieron 400 prendas y se repartieron 180. Algunas aportadas por vecinos de la zona, pero también por ex usuarios del esplai, amigos y alumnos "senior" de los cursos de informática, entre otras personas. "En realidad llegaron chaquetas, zapatillas y pantalones incluso de Barcelona", explica Duque. La experiencia fue tan bien que el goteo de ropa no ha parado desde el día 21. El grup de Joves La Fàbrica ya proyecta un nuevo "armari" para el lunes 4 de marzo.