Terrassa en las calles del mundo (capítulo 3)
Curioso monolito "Terrassa" en una urbanización en Corona.

Vivir en la calle Tarrasa, en ciudades de los Estados Unidos

26.01.2019 | 04:00

Por una razón u otra, viajando por el mundo puedes encontrarte con el nombre de Terrassa o todavía el viejo topónimo Tarrasa, ya sea para designar una calle e incluso para denominar complejos inmobiliarios. Sucede a miles de kilómetros de nuestra ciudad. En distintos enclaves de los Estados Unidos nos podemos sentir como en casa. Al menos por el nombre

Hay más de siete mil kilómetros en línea entre Terrassa y la ciudad de Jacksonville, en el condado de Duval, en el estado de Florida. Esta urbe americana tiene cerca de un millón de habitantes. Entre una espesa arboleda, muy cerca del río St. Johns, el más grande de su Estado, en una zona residencial de la periferia, se ubica la calle que lleva el nombre de Tarrasa. En ella nos reciben casas unifamiliares dispersadas, entre extensiones de césped, en espacios muy abiertos aunque sombreados por los frondosos árboles de la zona. Es la típica calle de una urbanización, se adivina que con muy poco tráfico. Podría ser característica de cualquier zona residencial de cualquier localidad si no fuera por las banderas americanas que ondean en más de uno de los chalets, construidos en buena parte en madera, y también por los vehículos pick-up aparcados en la calle. En definitiva, una estampa típicamente americana. Junto a la calle Tarrasa encontramos la de Mallorca. Muy cerca se halla el Atlantic Boulevard, la autopista que pasa por encima del canal intercostero del Atlántico, en aguas del Saint Johns, y que comunica con Atlantic City, aquella ciudad cuyo film del mismo nombre protagonizaron Burt Lancaster y Susan Sarandon.

El Oeste americano
Y seguimos en la costa, aunque ahora nos vamos al Oeste. Encinitas -City of Encinitas- es una ciudad de 63.131 habitantes según el censo de 2016, enclavada en el norte del Condado de San Diego, en California. Dista unos 40 kilómetros de la propia San Diego y unos 150 kilómetros de Los Ángeles.

En esta villa turística y playera que se precia de un suave clima durante gran parte del año, se encuentra la llamada Via Terrassa. Es una calle en forma de U, de unos trescientos metros de longitud rodeada de casas unifamiliares, en plena zona residencial, y que tiene muy cerca numerosos grandes centros comerciales así como complejos deportivos y restaurantes.

Se accede a la Via Terrassa por la Via Molena. Podemos hallar desde apartamentos hasta grandes chalets, en una área poco llana con árboles y zonas ajardinadas, en donde se respira sosiego. A menos de dos kilómetros, la playa, el Pacífico.

Si examinamos los nombres de las calles cercanas, nos encontramos con la de Barcelona, la vía Andalucía, vía Cantabria, vía Málaga, vía Almansa...

Subamos un poco. Llegamos a la gran urbe de Los Ángeles. En uno de sus suburbios, está el llamado Rancho Palos Verdes. Y allí está la calle Tarrasa Drive, muy cerca de un gran centro comercial y no a muchos kilómetros de un club de golf que lleva el nombre de Donald Trump, es el exclusivo Trump National Golf Club.

No nos movemos de California. Nos vamos a Sacramento, capital de ese estado, de medio millón de habitantes. En esta gran urbe no hallamos ninguna calle con el nombre terrassense, pero en la avenida de Franklin se accede a una pequeña urbanización de chalets que lleva el nombre de Villa Terrassa. En su interior, varias viviendas, distribuidas en cortas calles. Una por ejemplo lleva el nombre de Gironella.

En tierra de misioneros
Dicen que Mission Viejo fue pensada para albergar numerosas casas unifamiliares. Está en el condado de Orange, en el estado de California, y tiene más de cien mil habitantes. Toma su nombre de la misión de san Gabriel, fundada por los españoles en 1771. Allí, en Mission Viejo, está Terrassa. Son pocos metros, unos trescientos, casi todos en línea recta y con algo de pendiente. A sus lados, una veintena de casas de cierto nivel, varias con piscinas, para gentes más o menos acomodadas. Y todo, con un ambiente que parece un remanso de paz y tranquilidad. Aparentemente, al menos.

Y para los interesados en el tema inmobiliario, seguimos en California, en la ciudad de Corona, en el condado de Riverside. Allí accedemos a lo que dentro de los planes urbanísticos del Ayuntamiento se denomina "Village at Terrassa". Es una urbanización, con casas unifamiliares que se venden por unos cuatrocientos mil dólares. En su entrada nos recibe un monolito con el nombre de Terrassa bien visible. Al entrar, nos encontramos con la calle Catalonia.

Viajamos ahora al estado de Texas, a la ciudad de San Antonio, en el condado de Bexar. Mucha población hispana. 1,3 millones de habitantes aunque contabilizando su área metropolitana esta población se duplica. La ciudad de los Spurs y conocida también por el épico episodio de El Álamo, está hermanada, entre otras ciudades, con Santa Cruz de Tenerife, con Béjar y con Las Palmas de Gran Canaria. Alejado del centro de San Antonio, en una zona periférica y residencial, está la calle Tarrasa. Tiene cerca de un kilómetro de longitud. Es ancha, y a sus lados se sitúan chalets de poco lujo. Son viviendas generalmente de una sola planta, no demasiado grandes, arquitectónicamente anodinas. Se diría que para habitantes de una clase media y media-baja. Aunque quieren ofrecer el aire característico de los barrios residenciales estadounidenses. Y no falta alguna bandera americana para darnos la bienvenida.

Continuemos en Texas. Ahora, en Houston, la ciudad más poblada de este vasto Estado, superando los dos millones de habitantes. En su gran metrópolis entramos en League City, población de unos cien mil habitantes en el condado de Galveston. Está a la orilla del lago Clear, ante el Golfo de México, y junto a las instalaciones de la NASA, la agencia aerospacial norteamericana. Bueno pues cerca, muy cerca, está la calle Tarrasa.

En la Mar Bella
En una extensa área residencial, en la periferia de la ciudad, a poco más de un kilómetro del lago, hallamos la zona llamada Mar Bella, con bastantes nombres de la toponimia catalana y española: Costa Brava, Mallorca. Girona, Gran Canaria, Las Palmas, Pamplona, Madrid, Lorca, Tarragona e incluso Tortosa. Pues bien. Aquí encontramos una calle de apenas doscientos metros, entre las vías de Isla Vista y de Trocadero. En la calle Tarrasa hay casas más o menos señoriales con tejados de pizarra, dentro de una urbanización rodeada por un alto mu-ro.

Terminamos nuestro viaje por los Estados Unidos llegando al Estado de Georgia y en concreto a Warner Robins, ciudad situada en el condado de Houston de unos setenta mil habitantes. Allí está la corta Tarrasa Drive, a la que se accede por Westwood Drive. Tiene poco más de cien metros, con casas unifamiliares rodeadas de numerosos árboles y zonas ajardinadas.