El sorteo de Navidad salpica Terrassa

25.12.2018 | 04:00
Lupe Padilla muestra el número premiado, el 21015, en Castellbisbal. Detrás su hermana Lola, feliz.

La lotería de Navidad, la del Gordo, ha vuelto a pasar de largo en Terrassa. Al menos en lo que se refiere a premios importantes, de esos que llaman la atención de vecinos, curiosos y medios de comunicación como ocurrió en el pequeño municipio de Castellbisbal, donde cayó una serie del segundo premio, del 21015. Nada menos que 1.250.000 euros.

En nuestra ciudad, eso sí, tocaron el sábado todos los primeros premios pero sólo un pellizco que sumado no es baladí. Son más de un millón de euros. Es la cantidad que hemos contabilizado a través de las informaciones que tenemos de administraciones. A ello habría que añadir otros premios, reintegros y pedreas.

La administración de Carrefour, en el sector Montserrat repartió un décimo del Gordo, del 03347, premiado con 400 mil euros. La lotera, Júlia Antequera, que regenta el establecimiento junto con sus hermanos, se mostraba muy satisfecha. "Estamos muy contentos porque es la primera vez que damos el Gordo en Terrassa. No lo esperábamos ni tampoco sabemos a quién le hemos podido dar tanta suerte porque el número fue comprado por terminal". El gran premio del sorteo salió hacia las 12.37 del mediodía por lo que fue muy remolón. El establecimiento de Carrefour aún no se había recuperado de la sorpresa del Gordo que le sobrevino una más. Fue una hora después cuando constataron que también habían vendido un décimo del tercer premio, el 04211, valorado cada billete en 125 mil euros. Júlia y sus hermanos estallaban de alegría. La suerte también salpicó Terrassa en otros premios de menor dotación económica pero bienvenidos para los afortunados. La administración de la calle de Antoninus Pius vendió dos billetes del 67774, el cuarto premio y valorado cada billete en veinte mil euros. Y la administración de la avenida de Barcelona, 232, vendió un décimo del 02308, un quinto premio y valorado cada décimo con seis mil euros. No fue todo. Desde la administración del Raval de Montserrat comunicaron que habían vendido 450 billetes del número 04212, el posterior al del tercer premio y que está premiado con 1.066 euros por cada veinte jugados. El establecimiento estaba feliz de haber repartido suerte entre 450 personas, la mayoría o casi todos egarenses puesto que este establecimiento es uno de los que cuenta con más historia y tradición en la ciudad.

Pero donde hubo fiesta por todo lo alto fue en Castellbisbal. Allí, la administración de la calle Pi i Maragall, la única que hay, repartió una serie del segundo premio, el 21015, valorado cada billete en 125 euros. La titular, Pérsida Pastallé, junto con sus padres, Joan Pastallé y Joana Milià, descorchó el cava junto con afortunados y vecinos. El premio fue mañanero. Salió a las 9.30 de la mañana, cuando la población aún se estaba despertando. Pronto el establecimiento y la calle, peatonal, se cubrieron de una nube de periodistas, cámaras, micrófonos y de curiosos. Entre las afortunadas, las hermanas Lupe, Lola y Milagros Padilla, que compartían un décimo. Las dos primeras acudieron en seguida a la administración y lo celebraron muy emocionadas, entre gritos, llantos y risas. Lupe explicó que "nos tocan 35 mil euros limpios a cada una. Tengo tres hijos. Al primero le ayudaré con el piso, al segundo le compraré un coche nuevo y el tercero que compre lo que quiera". Lola, por su parte, anunció muy ilusionada que "cumpliré con el sueño de mis nietos, un viaje a Eurodisney y también lo celebraré con mis vecinos y amigos con una barbacoa". Lupe y Lola sólo tenían palabras de agradecimiento para los gestores de la lotería de su municipio. Un establecimiento que es toda una referencia puesto que lleva 31 años en actividad. Al mediodía, la explosión de algarabía se unió a las "batucades" por la Marató contra el Càncer y a su paso por la lotería sonaron con más fuerza que nunca, contagiados de la felicidad repartida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook