Ballart presenta su candidatura en un acto multitudinario y "terrassenquista"

12.12.2018 | 04:00
Jordi Ballart, en el acto de presentación de su candidatura, ayer por la noche.

Egarenses: con ustedes, Jordi Ballart, exalcalde socialista y candidato a la alcaldía de Terrassa en las próximas elecciones de mayo, no como miembro del PSC sino como independiente. O sea, disputará la alcaldía, entre otros, a su excompañero Alfredo Vega, el que pasó a ser el máximo mandatario de Terrassa tras la dimisión de Ballart hace poco más de un año. Jordi Ballart Pastor presentó en público su candidatura ayer por la tarde en el Centre Cultural, arropado por cientos de personas. Las previsiones se desbordaron. Ballart quiere ser el alcalde "de la mejor ciudad del mundo", el "alcalde de todos".

Hace meses que el runrún del secreto a voces fue desplazado por la convicción extendida: Ballart estaba armando una lista entre antiguos compañeros que se fueron del gobierno municipal con él y otras personas de su confianza. En mayo se registró el nombre de un nuevo partido en el Ministerio del Interior: se llamaba Tot per Terrassa. Las dudas quedaban disipadas. De la mano del exalcalde, ya fuera de las filas socialistas, desembarcaba en Terrassa por vez primera, desde las elecciones de 1979, una fuerza política independiente, sólo egarense, de presumible relevancia electoral. Los otros intentos, también de rebotados de otros partidos, habían sido marginales.

Los compañeros de viaje de Ballart en esta aventura tenían claro la necesidad de apoyar el tirón que el exsocialista mantiene en muchos sectores ciudadanos, y por ello no resulta extraña la apuesta de sesgo personal incluso en la denominación del proyecto: Ballart per Terrassa (Tot per Terrassa).

Había cola para entrar y el auditorio se llenó. Muchos espectadores debieron seguir la presentación, cuidada, vistosa, desde la sala de actos del mismo edificio.

Las etiquetas
Decenas de vídeos de terrassenses, sobre todo del mundo de la cultura, y breves discursos anticiparon el momento rayano en el éxtasis: cuando Ballart apareció en el escenario el auditorio prorrumpió en un aplauso cerrado. Decenas de personas se levantaron de sus asientos para recibir al candidato, que comenzó su discurso pidiendo paso a nuevas formas políticas que huyan de personalismos y aboguen por el bien común. El suyo, resaltó, "es un proyecto de personas que aman a Terrassa". Es una apuesta "sólo de Terrassa", que nace en la ciudad.

Ballart rechazó etiquetas: "No somo independentistas ni unionistas. Somos 'terrassenquistes'. No puede ser que una llamada desde Madrid o Barcelona decida qué pasa en Terrassa. Lo intentaron con el agua". El mensaje fue municipalista "al cien por cien", en palabras del candidato. En la propuesta "caben todos" los que quieran trabajar para que Terrassa "siga siendo la mejor ciudad del mundo" que cuente con un alcalde "de todos" libre de cargas de partidos de fuera. Cuando Ballart gobernaba, quizás metió la pata. "Pero nunca metí la mano", agregó entre los aplausos de un público entregado. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas