Doctor Prats: La receta de un fenómeno

10.11.2018 | 04:00
El grupo egarense Doctor Prats, actualmente una de las formaciones de mayor éxito en Catalunya.

La aparición de Doctor Prats por Internet, en el año 2014, anticipaba el aterrizaje de una banda que en apenas cuatro años ha logrado convertirse en uno de los referentes esenciales de la música catalana. Con tres discos en el mercado, conciertos explosivos y multitudinarios y vídeos que, en conjunto, han logrado cientos de miles de visualizaciones, los Doctor Prats se han convertido en todo un fenómeno de la industria musical, y en un ejemplo de tesón e inteligencia con un caudal de ideas que parecen no tener fin.

Si hay algún lugar en el que se ha seguido muy de cerca este fenómeno ése no es otro que Terrassa, la ciudad que vio nacer al grupo. Mañana la banda volverá a una sala en la que sus miembros ofrecieron su primer concierto, un punto de partida al que regresan cada vez que hay algo que celebrar.

Daniel Romero es el responsable de la sala Faktoria d'Arts, junto a sus socios en el Grupo Panorama, y confirma que el tirón de la banda ha propiciado que las entradas se agotaran en menos de tres días. Además de la popularidad de los protagonistas, se han dado a su juicio otros factores: "Los precios eran muy ajustados y ha sido un acierto el horario familiar." Es una oferta que "funciona mucho y no se ha explotado tanto, nosotros estamos estudiando poner conciertos los dimingos por la tarde."

Pero no sólo estos detalles parecen explicar un fenómeno indiscutible. Toni Ramon, técnico municipal del área de Cultura, programador de la Casa de la Música y miembro de la asociación Indirecte ha seguido muy de cerca la ascensión de la banda y considera que uno de los puntos fuentes de la formación es el haber sido impulsada por "buenos músicos que procedían de otras formaciones egarenses, y que ya tenían un bagaje y unas tablas", resalta. Como tales habían explorado estilos com el ska, el reggae, la pachanga o la electrónica, y de esas influencias surgió "una propuesta bailable al 200 por cien", muy apta "para el gran público."

A su juicio "no descubren nada nuevo pero tienen un gran directo y hacen algo muy asequible, rápidamente identificable con el éxito más vinculado a una nueva manera de entender la industria... su música está bien, pero su cualidad más fuerte es el haber entendido la rápida vinculación de la música con la comunicación, la publicidad y el márketing." Su juventud propicia su hábil manejo de las redes sociales; "salvando las distancias, son los Arctic Monkeys de Terrassa". Y ahora "son uno de los grupos más exportables de nuestra ciudad."

David Traver, activista musical, encargado de los Bucs Baumann y responsable de formación de la Casa de la Música, va en la misma línea destacando la "confluencia perfecta" de cinco factores: el elevado número de "descargas de música, visualización de clips, asistencia en sus conciertos, número de conciertos y seguidores en las redes." Añade, entre los motivos más determinantes de este conjunto de situaciones propicias "la juventud y gran creatividad de sus miembros."

Lazos familiares
Esa creatividad la tiene Traver clara desde el principio: "Recuerdo haber sido uno de los cincuenta primeros seguidores de facebook de la banda." Comenzó a seguirles cuando vio su primer video promocional, con una batería en medio de un prado que anunciaba su primer disco con el juego percusivo a partir de la sonoridad de "Doctor Prats" y del "trucatú."

Quien también les conoce desde sus inicios es Alícia Rey, de Sense Sal, amiga de la banda y también unida a ella por lazos familiares: su hermano es el guitarrista Josep Jaume Rey. Resalta la amistad que tenían desde pequeños su hermano y el bajista Miki Santamaria, una conexión que vivió primero en el ámbito familiar. Más tarde, "yo sabía que todo lo que saliera de la cabeza de Marc (Riera) iba a ir en la buena dirección" (dice refiriéndose al cantante y guitarrista de la banda), aunque nadie pudiera imaginar el éxito que al final han acabado teniendo. Con el tiempo, Sense Sal ha acabado teniendo una carrera paralela a la de Doctor Prats, con una proyección parecida... Cuando conciden en algún cartel "es siempre una gran alegría."

Larga amistad
El ámbito personal es también el que une al periodista Oriol Carreras con la banda, especialmente por su amitad con Riera. "He vivido de cerca su evolución desde el principio, un fenómeno que se ha salido de madre", opina, sin ocultar su alegría. "Lo que más me gusta es cómo han sido capaces de evolucionar de un año a otro, el primer disco no se parece al tercero", explica. Y si bien es consciente de que la propuesta de la banda bebe de fuentes no inventadas por ellos, "su esfuerzo titánico de trabajo hace imposible que se les pueda comparar con ningún grupo actual. No hay ningún referente con el que sean comparables."

Asimismo, opina que "son un grupo de directo, aunque también se entregan bastante en estudio." Esta opinión la comparte con Traver, quien valora "la creatividad de sus conciertos, la luz, el color y el material que utilizan." Son capaces de colocar una barca inflable en el escenario; "no paran de maquinar ideas, saben lo que puede sorprender y se lo pasan bien."

Proyectos de vida
Testigo de excepción de los tours de la banda es Blanca Uroz, pareja de Marc Riera en proyectos de vida y profesionales (son ambos los responsables de la productora audiovisual El Cocu) y miembro del staff de directo. Lleva doce años con Marc Riera, y desde que inició el proyecto "les ayudaba en todo", especialmente con fotos y vídeos. Como en todo grupo, "al principio no hay presupuesto y tiras de los recursos que tienes", reconoce. Con todo, el principal alimento de esos recursos fue el talento, una baza que Doctor Prats ha sabido administrar muy bien.

Pese a que probablemente fueran conscientes de ese potencial, el éxito "no te lo esperas, era imposible de imaginar", confiesa. No existía ninguna más pretensión que "hacer canciones y colgarlas en las redes", pero "la progresión ha sido tan rápida que año tras año se ha ido incorporando más y más staff, para sonar y mejorar en todo."

A Blanca Uroz le parece sorprendente el poder escuchar en casa las canciones desnudas, a guitarra y voz, y que el mes siguiente ya sean tan conocidas que comiencen a corearlas centenares de personas.

Y si bien reconoce no ser "objetiva", cree también que la clave de su éxito es que "son muy buenos músicos, han tocado en muchas bandas antes y su directo es super potente."

Con ganas de verles de nuevo está Oriol Carreras, que reconoce que "el último disco ('Venim de lluny') es mi preferido, pero cuando lo escuché por primera vez no me gustó, como me suele ocurrir. Luego fui haciéndomelo mío." Escucha tras escucha lo que más valora es que sea un trabajo escrito entre todos, cediendo Marc Riera su protagonismo en las labores compositivas. Incluso le ha cedido su puesto de cantante en un tema al trombonista Guillem Boltó.

La única "pega" que algunos le encuentran a Doctor Prats la expresa David Traver: "Tocan demasiado en Terrassa, en cuatro años han estado tres veces en Festa Major. Aunque la culpa no es tanto de ellos como de quienes les programan", admite Traver, quien también aclara: "Es lo único, el resto me gusta todo.".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook