Más de tres mil millones de euros

24.10.2018 | 04:00

El coste que puede tener para las entidades financieras asumir este gravamen no está claro, aunque los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) cifran en 3.631 millones de euros el importe abonado por 1,5 millones de contribuyentes en los últimos cuatro años, que es el período no prescrito. Esa es la cantidad que podrían reclamar los titulares de las hipotecas si finalmente el Tribunal Supremo decide que son los bancos quienes tienen que abonarlo. Gestha detalla que las hipotecas firmadas entre octubre de 2014 y julio de 2018 son las que no han prescrito desde el punto de vista fiscal, y por tanto aquellas en las que es posible el recurso ante las haciendas autonómicas por el pago del impuesto de actos jurídicos documentados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook