Un nuevo etiquetado para los carburantes 

13.10.2018 | 04:00
El nuevo etiquetado para carburantes de vehículos que ha entrado en vigor en toda la Unión Europea.

Desde ayer ha entrado en vigor la nueva normativa europea sobre el etiquetado para carburantes y vehículos que tiene como objetivo mejorar la información a los consumidores debido a la variedad de combustibles existente y aplicar una directriz homegénea en la UE, para sobre todo intentar beneficiar a los consumidores.

La nueva Directiva comunitaria requiere que los estados miembros de la UE, así como los estados del Espacio Económico Europeo (EEE) mejoren la información dada a los consumidores, que tienen una "gran" variedad de combustibles para sus automóviles. De hecho, las nuevas etiquetas se implementarán en los 28 Estados miembros de la Unión Europea, los países del EEE (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y también en Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía

La UNE-EN 16942 es un estándar de origen europeo, adoptado al catálogo español de normas, que da cumplimiento a la nueva legislación comunitaria. Esta regulación especifica las trece etiquetas distintas para cada tipo de combustible, desde los derivados del petróleo (gasolina, diésel y gas licuado del petróleo), hasta los biocombustibles, pasando por el gas natural, el hidrógeno y sus mezclas, entre otros.

Tapón de llenado
En este sentido, las nuevas etiquetas estarán situadas próximas al tapón de llenado, en los manuales de usuario de los vehículos, en los aparatos surtidores, así como en los concesionarios. De esta manera, cuando los clientes lleguen a una estación de servicio y abran el tapón de llenado de combustible en su vehículo, un identificador de combustible común será visible tanto en el automóvil como en el aparato surtidor. Y es que las nuevas etiquetas figurarán tanto en la proximidad del tapón de llenado o la tapa del depósito de los vehículos nuevos (la legislación europea exige las etiquetas solo para los nuevos vehículos comercializadospor primera vez o matriculados a partir del 12 de octubre, como en los aparatos surtidores y en sus boquereles de todas las estaciones de servicio de acceso público.

Este nuevo etiquetado no sustituye ni modifica la información que se da en la actualidad en las estaciones de servicio sobre los combustibles que se suministra en las instalaciones, sino que funciona como una herramienta visual complementaria.

Las asociaciones españolas AOP (Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos), UPI (Unión de Petroleros Independientes), AEVECAR (Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles) y CEEES (Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio) aseguran que solo pretende ayudar al conductor a comprobar la compatibilidad entre su vehículo y los carburantes suministrados.

Mismos productos
Además, las asociaciones subrayan que el nuevo etiquetado tampoco supone que, desde ayer, los productos que se expiden en las estaciones de servicio sean distintos de los que se habían ofrecido hasta la actualidad.

La etiqueta es una herramienta visual para ayudar a los consumidores a verificar que han seleccionado correctamente el combustible apropiado para su vehículo.

Con respecto al Reino Unido y su salida de la Unión Europea según se apunta desde esta organización depende lógicamente de Reino Unido decidir la forma en que se aplicarán las normas de la Unión Europea después del Brexit, pero los nuevos vehículos tendrán las etiquetas instaladas en la línea de producción, de forma que los vehículos que entren en el mercado delReino Unido dispondrán de etiquetas. Por lo tanto, es previsible que todas las estaciones de servicio de acceso público del Reino Unido dispongan también de etiquetas.

Existen diseños específicos de etiquetas para cada tipo de combustible: gasolina, gasóleo y combustibles gaseosos (p.e. el hidrógeno):

La etiqueta utilizada para la gasolina es un círculo, donde la "E" designa los biocomponentes específicos presentes en la gasolina, que van desde el 5% (E5), al 10% (E10) hasta el 85% (E85).

La etiqueta utilizada para el gasóleo es un cuadrado, donde la "B" designa los componentes específicos de biodiésel presentes en el gasóleo, del 7% al 10% (B7 y B10, respectivamente)."XTL" significa diésel sintético, es decir, que no deriva del crudo de petróleo.

La etiqueta utilizada para los combustibles gaseosos se representa con un rombo: H2 para el hidrógeno, CNG para el gas natural comprimido, LPG para el gas licuado de petróleo y LNG para el gas natural licuado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook