La modernización de un emblemático equipamiento

La reforma integral del Mercat propone incorporar gastronomía

25.09.2018 | 04:00
La reforma integral del Mercat propone incorporar gastronomía

El proyecto de modernización del Mercat de la Independència está mas cerca de ser una realidad. El Ayuntamiento de Terrassa ha puesto sobre la mesa de los paradistas el estudio técnico redactado por Arquitectes Mur, en base a las aportaciones hechas a través de la comisión de seguimiento del mercado. La propuesta pasa por una reforma integral presupuestada en 17 millones de euros y que necesitará cuatro años de ejecución.

El proyecto ha ido madurando los últimos años. Arquitectes Mur plantea una hipótesis final que no es definitiva, pero que cuenta con el apoyo mayoritario de los agentes implicados en el debate sobre el futuro del mercado.

La principal novedad de ese "escenario final" en la redistribución de las paradas del Mercat de la Independència, es que pasará a tener grandes puestos de venta y pasillos mucho más amplios. Está previsto que la estructura interior del mercado pase de los tres pasillos actuales a dos o incluso uno, como proponen los vendedores. Las paradas serán mucho más grandes y contarán con obrador, almacén y nevera en su misma parcela o bien en un espacio muy próximo.

La nueva distribución cambiará por completo la imagen del mercado, que en las dos alas (la del Raval y la de La Rasa) dispondrá las paradas a lado y lado y, en el vértice central, en forma de islas comerciales.

En este punto, la propuesta contempla la instalación de espacios para talleres y aulas gastronómicas, justo en el lugar donde se ubican las oficinas del Mercat. También la posibilidad de que se puedan contemplar las distintas actividades del recinto desde un punto concreto.

Restauración en la "nau del peix"
La segunda novedad de la propuesta técnica es la conversión de la "nau del peix" en un espacio gastronómico. Podrá acoger oferta de restauración y de degustación a cargo de los comerciantes del mercado.

Las paradas de pescado continuarán teniendo espacio propio y emblemático en el nuevo Mercat de la Independència. La propuesta las traslada a la nave de La Rasa, a la actual zona fría del mercado. En ese punto hay en este momento cinco puestos de venta vacíos.

El estudio mantiene la idea de liberar 900 metros cuadrados en el sótano del edificio, donde se ubicará un nuevo operador con fachada a la Rambla d´Ègara. Esta es una de las piezas clave de la reforma, que persigue el doble objetivo de dinamizar la Rambla y, en paralelo, convertirlo en uno de los motores de reactivación del mercado.
Técnicos de la concejalía de Comercio ya han mostrado el espacio que ahora ocupan en el sótano el obrador, el almacén y las neveras a representantes de distintas firmas interesadas en abrir tienda en ese punto de la Rambla. El Ayuntamiento de Terrassa , propietario del edificio, ha manifestado su intención de sacar a concurso el alquiler del nuevo local. En cuanto a si lo limitará a alimentación o lo abrirá a otras tipologías comerciales, la administración dice que "se ajustará a lo que diga la ley".

En el "escenario último", la ubicación de neveras y obrador junto a las paradas no hará necesario construir una galería subterránea para darles cobijo bajo la "nau del peix", como se había planteado inicialmente. En el sótano, se ubicará el nuevo operador comercial y se mantendrá la zona de carga y descarga que necesitará ganar algunos metros en el subsuelo.

La reforma integral del Mercat de la Independència también prevé renovar por completo la instalación eléctrica, los cierres y servicios como el de climatización, una de las asignaturas pendientes del equipamiento comercial.

El mercado del siglo XXI
"Tenemos que sentirnos orgullosos de haber llegado a saber cual es el mercado que queremos", comentaba ayer Amadeu Aguado, concejal de Comercio. El proceso de debate sobre el futuro del Mercat de la Independència arrancó el pasado mandato y por fin encara la fase de ejecución.

Aguado admite que "han sido muchas reuniones y consensos" y destaca el hecho de que Terrassa haya sido capaz "de ponerse de acuerdo sobre qué mercado quiere. La tercera ciudad de Catalunya tendrá un mercado del siglo XXI y la reforma responderá a las demandas de paradistas y del comercio".

El estudio técnico de Arquitectes Mur fue presentado la pasada semana a los vendedores del mercado y a los grupos municipales. En breve será debatido en el marco de la comisión de seguimiento, integrada por los comerciantes, la ESCODI, la Diputació de Barcelona, Terrassa Centre, los comerciantes de Ca N´Aurell y el Ayuntamiento de Terrassa. Todos ellos podrán hacer nuevas aportaciones. A partir de ese momento, el Ayuntamiento encargará la redacción del proyecto, proceso en el que "se acabará de perfilar la reforma integral". 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook