Diada Nacional de Catalunya

Clamor independentista

12.09.2018 | 04:00
Clamor independentista
Una de las estampas que dejó ayer la multitudinaria manifestación que se llevó a cabo en Barcelona para conmemorar la Diada. Una estelada gigante, ayer en la marcha soberanista.

Cientos de miles de personas, entre ellas numerosos terrassenses que no quisieron perder la oportunidad de participar en una Diada histórica, se concentraron ayer por la tarde en la avenida Diagonal de Barcelona para participar en la gran "ola sonora" planificada por la ANC para conmemorar el Onze de Setembre, con el fin de reivindicar la "república catalana", la libertad de los "presos políticos" y el retorno de los "exiliados". Hasta 19 autocares fletó la Assemblea Naciona Catalana (ANC) desde Terrassa, a los que se sumaron los que organizaron las collas castelleras de la ciudad Minyons y Castellers, el PDeCAT y la Coral Els Amics. En total, desde Terrassa salieron unos 24 autocares, lo que supone una cifra récord.

A pesar de que Terrassa desplazó una cifra récord de autocares a Barcelona, el grueso de manifestantes egarenses acudió por su cuenta, como ya ha ocurrido en anteriores ediciones de la Diada. Algunos lo hicieron en vehículo privado, pero la mayoría se desplazaron en transporte público a lo largo de la mañana.

A la delegación vallesana se les asignó los últimos tramos, el 35 (parcialmente), 36 y 37 de la manifestación. Por tanto, le correspondió abrir la "onada sonora" que avanzó desde la cola de la protesta hasta el punto cero, en Pedralbes

Un año más, con motivo de la Diada, el mundo soberanista exhibió músculo con otra movilización multitudinaria, que en esta ocasión cruzó la ciudad de Barcelona a través de una Diagonal atestada de esteladas, lazos amarillos y camisetas 'fluor' de color coral patrocinadas por la ANC.

Un millón de personas, según la Guardia Urbana, participó en la manifestación. La cifra de asistentes facilitada por la Guardia Urbana de Barcelona fue idéntica a la que ofreció el año pasado, cuando la delegación del Gobierno en Cataluña -que en esta ocasión no dio datos de manifestantes- la estimó en 350 mil personas.

La acción programada por la ANC para este año consistió en generar una gran "ola sonora" a lo largo de la Diagonal, contando con la sincronización de los asistentes a la movilización. Pasadas las cinco de la tarde, siguiendo las indicaciones del actor Toni Albà desde un escenario, los manifestantes guardaron tres minutos silencio, aunque alterados por algunos gritos en favor de la independencia, y, exactamente, a las 5.14 de la tarde se lanzó un cohete cuyo estallido marcó el inicio de la acción.

Fue entonces cuando las personas concentradas en el último tramo, el 37 (a la altura de la calle de Castillejos), entre ellas numerosos terrassenses, iniciaron la "ola sonora", haciendo oír su voz, un griterío reivindicativo que avanzó de forma algo caótica y discontinua por la Diagonal, hasta el Palacio de Pedralbes.

Allí había instalado un muro metafórico, en alusión a los obstáculos por superar hasta culminar el objetivo de la independencia, que fue cayendo fragmento a fragmento por el simbólico clamor de la gente. Los gritos de "Independència", "Llibertat presos polítics", "Ni un pas enrere" o "Aquí comença la nostra independència" fueron coreados por los asistentes a lo largo de los tramos de la avenida.

En uno de los extremos de la movilización, donde se instalóel escenario para los parlamentos, se concentraron representantes políticos de las fuerzas soberanistas: JxCat, PDeCAT, ERC, la CUP, Demòcrates y también los comunes.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y los consellers de su Govern también se sumaron a la marcha de ayer, que pretende ser el pistoletazo de salida de una serie de movilizaciones del soberanismo para este otoño con el fin de reclamar la libertad de los presos del procés y el retorno de los "exiliados".

En la fila 0 de autoridades y personalidades, a la altura del Palacio de Pedralbes, se encontraban también familiares de los dirigentes independentistas en prisión preventiva o en el extranjero, encausados por el 1-O.

"Embate democrático"
A lo largo de la Diagonal también se instaló una gran hilera de tractores, venidos de fuera de Barcelona, como los cerca de 1.500 autocares contratados por la ANC para traer a manifestantes de otras comarcas de toda Catalunya. La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, exigió ayer al Govern, desde el escenario de la manifestación de Barcelona, que no "dilapide" el trabajo realizado por el movimiento independentista "diciendo ahora que el 1-O no era un referéndum" y le pidió que se prepare para un nuevo "embate democrático" al Estado.

La líder soberanista subrayó que el soberanismo no ha sido vencido por la "represión" del Estado y que en estos momentos afronta el objetivo de la independencia con "más responsabilidad, fortaleza y determinación que nunca", porque, dijo, "somos más conscientes de las dificultades de alcanzar esa cumbre, pero también de la necesidad imperiosa de lograrlo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook