La Mostra de TerraTapes desafía la lluvia en la Didó

08.09.2018 | 04:00
Visitantes del TerraTapes se interesan por una de las propuestas gastronómicas de la feria.

La Mostra TerraTapes, que el jueves reunió en la plaza Didó a los once restaurantes que cada jueves acompañan con tapas, vino y cava las visitas al patrimonio modernista de la ciudad, fue todo un éxito. La feria gastronómica desafió la lluvia y, pese al chaparrón que cayó a media tarde, mantuvo la convocatoria al aire libre y cerró la cita con un lleno espectacular y largas colas.

A las 7 de la tarde arrancaba en la Plaça Didó la primera edición de la Mostra TerraTapes, que por primera vez agrupaba en un mismo espacio a los once restaurantes que participan en la campaña gastronómica. La propuesta invitaba a la ciudadanía a realizar, por 10 euros, cuatro degustaciones de tapas o bebidas y llevarse una copa de cristal de regalo.

A primera hora la lluvia frenó las visitas a la feria, a la que acudieron los primeros comensales provistos de paraguas. Pero el mal tiempo no hizo desistir ni a los visitantes ni a los organizadores, que tenían la alternativa de trasladar la feria al interior de la Sala Muncunill, pero decidieron mantener la convocatoria al aire libre.

La decisión se vio recompensada. A las 9 de la noche la Mostra Terra Tapes era un hervidero de personas dispuestas a probar las propuestas culinarias de los cocineros egarenses regadas con vinos y/o cava y salir cenados de la cita gastronómica.

La respuesta a la convocatoria fue tan rotunda que en algunos momentos de la noche la afluencia masiva de personas provocó largas colas frente a las paradas que servían las tapas y la bebida.

En la iniciativa participaron los restaurantes El Cultural, La Fábrica 1909, Zurito, L'Alegria del Teatre, Syrah, La Torreta, Tascanna, El Vapor Gastronòmic, Sa Illa, El Cafè de l'Aula y El Rovell de l'Ou. Este último ocupaba la baja del restaurante El Llumí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook