Salud

La salud visual, clave en la escuela

08.09.2018 | 04:00
Los niños distraídos o que no prestan atención a la pizarra pueden tener problemas visuales.

Apocos días del comienzo del nuevo curso escolar, es más importante que nunca no sólo equipar a los hijos con todo el material necesario sino también revisar su salud para que vuelvan a clase con energías renovadas después de las vacaciones de verano. Sin embargo, según varios estudios, España está posicionado como uno de los países con mayor fracaso escolar de Europa. Entre los motivos que sostiene esta estadística se encuentran aspectos educativos, sociales, pero también médicos. Y es que los problemas de visión son un factor influyente en el resultado de este índice.

Problemas más frecuentes
Según el "Estudio de la Visión en España", elaborado por Clínica Baviera, los problemas visuales más comunes en la infancia son los refractivos: la miopía (dificultad de visión a media-larga distancia), una patología que afecta al 9,2% de los menores. En segunda posición se sitúa el astigmatismo (visión borrosa y distorsionada de los objetos lejanos y cercanos), una deficiencia visual que padece el 5%. Y también es frecuente la hipermetropía (visión borrosa e incómoda de cerca), que tienen un 4,1% de los niños.

Otra patología importante es el estrabismo, que afecta a cerca del 3% de los menores y que impide una buena visión en tres dimensiones, es decir, una correcta percepción de la profundidad debido a que los ejes oculares no están alineados con el objetivo que se observa.

"A primera vista pudiera parecernos sencillo percatarnos de la existencia de estos problemas, pero un niño "no sabe lo que es ver bien hasta que no ve bien". Esta frase por simple que parezca es algo que olvidamos con frecuencia. Nadie sabe hasta dónde hay que ver cuando nunca ha visto bien, es por ello que muchos de los problemas aparecen a la hora de la escolarización, cuando el niño ya tiene un referente como es su compañero de pupitre que ve la pizarra a una distancia que él no puede verla", explica el doctor Carlos Laria, director nacional de la Unidad de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo de Clínica Baviera y vicepresidente de la Sociedad Española de Estrabología y Oftalmología Pediátrica.

Con el objetivo de conocer si el menor tiene algún problema visual se recomienda realizar revisiones oftalmológicas periódicas desde el nacimiento del niño para revelar su verdadero problema visual y encontrarle una solución temprana.

Según el informe de trastornos de la visión elaborado por esta clínica para conocer la salud visual de los españoles, actualmente aún hay un 31% de los padres que no realiza revisiones oftalmológicas de forma regular a sus hijos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas