¿Mi hijo ve correctamente?

06.09.2018 | 04:00

1. El niño se acerca mucho al papel a la hora de realizar los deberes escolares, de escribir o de dibujar.

2. También suele sufrir molestias o dolores de cabeza con frecuencia.

3. No presta la atención debida, se cansa con facilitad y su interés va diluyéndose.

4. El niño tiene dificultad para leer letreros o las redacciones de la pizarra.

5. Adopta posturas extrañas con la cabeza. A veces se inclina o gira con el fin de ver mejor los objetos, textos o personas.

6. Rechazan actividades de lecto-escritura. En ocasiones los niños evaden las actividades de lectura y cuando llevan gafas descubren con gran ansia el mundo de los libros.

7. Evitan participar en actividades al aire libre. Cuando corrigen los problemas de miopía, los niños amplían su campo de relaciones con los compañeros y se vuelven mucho menos introvertidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook