70 pesebres se preparan para ser exhibidos en la Muncunill

04.08.2018 | 04:00
Trabajos de elaboración del pesebre que este año se instalará en el Raval de Montserrat.

En estos días de verano y calores sofocantes nada parece más lejano y fuera de lugar que la Navidad. Sin embargo, en estos momentos, un grupo de terrassenses dedica muchas horas diarias a uno de los elementos más característicos del ciclo navideño: el pesebre. La Agrupació de Pessebristes de Terrassa cumple este año su 75 aniversario, el principal acontecimiento del cual será una gran exposición en la sala Muncunill. Es el proyecto más ambicioso de la historia de la entidad, que lo inició el pasado marzo, y aprovecha el período vacacional para intensificar los preparativos.

"La exposición presentará unos setenta pesebres, que llenarán por completo la sala Muncunill, dejando solo un pasillo de dos metros para el paso de los visitantes", explica Ferran Fonte, presidente de la Agrupació. Sus integrantes elaboran ahora, en el local de la entidad, su diseño, la estructura prefabricada que sostendrá los dioramas, el encajado de estos y la iluminación. Y cavilan una solución al problema de falta de figuras, pues tienen un número limitado, que suelen reutilizarlas año tras año en la muestra del Sant Esperit, y evidentemente no llegan para setenta pesebres.

Otro factor de inquietud lo supone el hecho de que el Ayuntamiento aún no les ha comunicado la fecha a partir de la cual podrán realizar el montaje en la sala Muncunill, para el que necesitan quince días. Por lo tanto, no pueden fijar la fecha de la inauguración. "Nos gustaría que fuera el 2 de diciembre, y así coincidiera con la inauguración de la muestra de la catedral del Sant Esperit, pero no lo sabremos hasta finales de septiembre."

Problemas de espacio
La Agrupació conserva actualmente un centenar de pesebres, pero exhibirá una selección de setenta, "porque en la Muncunill no caben más". La entidad solo guarda los mejores, "a veces hemos de tirar algunos en función del espacio". Todos serán de la década de 1980 en adelante, "porque antes no teníamos espacio para guardarlos", salvo dos de la de 1970, conservados por las familias de los autores. Pero se intentará presentar fotografías de cada uno de los 75 pesebres oficiales de la historia de la entidad.

Simultáneamente, en el sotano del atrio de la catedral del Sant Esperit la Agrupació ya trabaja en la exposición que cada año presenta en este espacio, y en el local de la antigua industria la Moderna, cedido por el Ayuntamiento, en el pesebre para el Raval, que dirige Jordi Rodó. Es un local que han tenido que aceptar, "porque en nuestro taller no se cabe", pero que dista mucho de ser adecuado. "Lo compartimos con las carrozas de Reyes y las comparsas de Carnestoltes, y es un espacio relativamente limitado, con goteras, un calor terrible y muchas vicisitudes".

Y por otra parte, la Agrupació mantiene sus actividades habitales. El 30 de septiembre participará en Manresa en la Trobada de Pessebristes de Catalunya; en octubre, en Zamora, en el Congreso Nacional Belenista, y en noviembre, en Vilanova, en la Biennal del Pessebrisme Catala. Un año realmente intenso para la entidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook