El 8 de noviembre habrá una prueba

26.07.2018 | 04:00
Trabajos de colocación de la alarma en la calle de Venus.

Como municipio integrante del Plaseqcat, Terrassa vivirá el próximo mes de noviembre, el día 8, una prueba del buen funcionamiento de las sirenas instaladas en cada punto. Se trata de una acción que se lleva a cabo dos veces al año y que gestiona la Direcció General de Protecció Civil de la Generalitat de Catsañlunya. En estas acciones, el cometido es evaluar la efectividad del sonido y de la cobertura de las sirenas de toda la red de alarmas que están adscritas al Plaseqcsat. Además de servir como prueba para garantizar que su funcionamiento será el adecuado, otro de los objetivos de estas dos pruebas anuales es el de familiarizar a la población con el sonido de aviso y recordar los consejos a seguir en caso de accidente real. Algunos de los consejos más importantes de autoprotección son el confinamiento y quedarse encerrado en casa o refugiarse en el edificio más cercano, cerrar todos los dispositivos de ventilación o climatización, o evitar las partes bajas o subterráneas de los edificios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook