Terrassa, pionera en el diseño de nuevas políticas integradoras

19.07.2018 | 04:00
Miquel Missé (UVic), la técnica Montse Martínez, la concejal Eva Candela y Mariana Pfenninger (CEPS).

En los años 70 un grupo de activistas negras pusieron sobre la mesa el debate sobre el estigma social que acompaña nuestra mirada monolítica sobre el otro, al que vemos como mujer, pobre, inmigrante, discapacitado, estudiante o homosexual, cuando en realidad todos somos mucho más que una simple etiqueta. La reflexión llega ahora a las políticas públicas y el Ayuntamiento de Terrassa es el primer municipio en repensar sus procedimientos desde la óptica de la interseccionalidad.

Lo hace mediante el programa "Igualtats Connectades", subvencionado por la Comisión Europea y que cuenta con la participación del Centre d'Estudis Interdisciplinaris de Gènere de la Universitat de Vic y del área de proyectos europeos de CEPS Projectes Socials. El ciclo ya ha superado la fase de diagnosis y aborda ahora la de formación y sensibilización.

El 26 de septiembre arranca un ciclo de conferencias y talleres al que ya pueden inscribirse (www.igualtatconnect.cat) entidades, colectivos y ciudadanos. Expertos en la interseccionalidad y en cómo aplicarla impartirán un total de cinco sesiones, los miércoles de 6 a 8 de la tarde en el Vapor Universitari.

"El proyecto responde a la necesidad de hacer frente a las desigualdades desarrollando políticas públicas efectivas -explica Eva Candela, teniente de alcalde de Derechos Sociales y Servicios a las Personas-. A partir del trabajo local, transferimos conocimiento en el entorno europeo, intercambiando experiencias en temas de derechos y atención a las personas". El 13 de febrero de 2019 se celebrará un congreso europeo que permitirá compartir ese aprendizaje.

Difícil y arriesgado
El proyecto "Igualtats Connectades" somete a la administración local a un proceso "difícil y arriesgado", en palabras de Miquel Missé, de la Universitat de Vic. La administración local se plantea si puede ordenar las políticas públicas de otra manera, en un proceso completamente abierto y predispuesto a la innovación. "El Ayuntamiento de Terrassa tiene técnicos y políticos dispuestos a formularse la pregunta y experiencia en políticas de transversalidad, lo que es una ventaja. Este no es solo un proceso transfomación, es una gran oportunidad" para el aprendizaje y una herramienta de tranferencia, que se concretará a través de las redes europeas en las que participan la ciudad y sus socios en el proyecto "Igualtats Connectades".

El ciclo ya ha superado la fase de diagnosis e investigación y hasta diciembre se centra en la formación del personal municipal y en las charlas y talleres abiertas a la ciudadanía. Un observatorio integrado por un equipo de expertos colaborará en la elaboración de una guía de recursos final que pueda ser transferible a otras ciudades europeas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook