Y la mejor tapa es la de... La Venta

18.07.2018 | 04:00
La tapa ganadora.

Hubo quien pidió, con tono jocoso, la descalificación para el año próximo. Será la del 2019 la décima edición de la ruta De Tapa en Tapa. La novena, la que vivió ayer la entrega de premios, se la llevó de nuevo el bar restaurante La Venta. Era su tercera victoria consecutiva. El restaurante Ristol de Viladecavalls y el Galaxia se adjudicaron, respectivamente, el segundo y el tercero.

La ruta empezó el 18 de mayo y acabó un mes después. Participaban 62 locales de Terrassa y su comarca (diez menos que el año anterior). Cada establecimiento había elaborado una tapa propia. El plato, con caña o quinto de cerveza, costaba 2,50 euros. Los clientes debían llevar una guía publicada por el Gremi d'Hostaleria, organizador del evento, y sellarla en cada bar que visitasen y en el que degustasen su tapa. Al final se recogieron 175 guías y once comensales habían degustado todos los platos.

"Once valientes", dijo ayer el concejal Javi García. Para tres de ellos hubo premio también después de un sorteo: Joaquim Tarín Bellot y Diana Florenza Morante lograron sendas visitas guiadas a la fábrica Damm, colaboradora del acontecimiento. Daniel Rodríguez Martínez consiguió una cena para dos en el restaurante La Venta, ganador del certamen del año pasado.

Y del de este. Había propuestas en forma de pincho de sobrasada y miel y de lágrimas de ibérico con base de compota de manzana y salsa de Porto. Y albóndigas de ternera y cerdo con nueces, padano y especias. Las nueces servían también para rellenar unas berenjenas en otro local. Pero el máximo galardón se lo llevó el plato de La Venta, que era una paella reinventada. "Ni paella ni pa' él. Todos los ingredientes de una paella con texturas diferentes", rezaba en la guía. El Ristol participó con una mousse de bacalao con contrastes y el Galaxia, con unos champiñones "start".

Un referente
El acto de entrega se celebró ayer por la tarde en la Plaça Didó. Fue el colofón a un itinerario "ya marcado en el calendario gastronómico de la ciudad", ya convertido "en un referente, en algo esperado con ganas", afirmó el edil Javi García, que pudo comprobar en propio paladar, como miembro del jurado, la calidad de las propuestas. Con la opinión de los clientes se forjó la mitad de la puntuación en el concurso. La otra mitad correspondía a la decisión del jurado.

La ruta contribuye a dinamizar Terrassa "y la pone en el mapa", añadió el concejal después de que Xavier Gómez, presidente del gremio, anunciase cambios en la próxima edición del acontecimiento. No los especificó, pero el edil le allanó el camino con alguna sugerencia sobre la cantidad de tapas a degustar por cada jurado. "Fue imposible probarlas todas, porque el cuerpo humano tiene su límite", bromeó, para poco después palparse la panza y hablar de la necesidad de acudir al gimnasio.

LA CIFRA

93.000 tapas

En la novena edición de la ruta se han servido unas 93.000 tapas, cifra similar a la del año pasado pero con menos bares participantes

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook