Acusado de agresiones sexuales a su sobrina cuando tenía 7 años

11.07.2018 | 04:00

Él estaba casado con la hermana del padre de la niña. Era, pues, el tío de la menor de la que abusó, presuntamente. El fiscal asegura que hizo tocamientos a la niña cuando esta tenía entre 7 y 12 años. Muchas veces, entre los años 2007 y 2011. El Ministerio Público reclama para el acusado una pena de diez años de prisión, diez más de libertad vigilada y el pago de una indemnización de 10.000 euros.

El juzgado de instrucción número 2 de Terrassa tramitó el caso y la sección 22 de la Audiencia Provincial de Barcelona ha señalado el juicio para hoy. Los hechos, para el fiscal, son constitutivos de un delito continuado de agresión sexual, pues mediaron amenazas de muerte del procesado a la niña para que no contase nada de aquello. De los tocamientos "en los pechos, los glúteos y la zona genital", de las caricias "tanto por encima como por debajo de la ropa", explica el escrito de acusación. Las agresiones sexuales fueron perpetradas en el domicilio donde residían la cuñada y la suegra del hombre. O sea, la abuela y la tía de la chiquilla. En esa vivienda, entre el 2007 y el 2011, el procesado tocó a la víctima "en múltiples y reiteradas ocasiones, con ánimo libidinoso y de satisfacción sexual". También hubo tocamientos fuera del domicilio, según la Fiscalía.

La menor se opuso y avisó al procesado para que cejase en sus agresiones. De lo contrario, explicaría lo que había pasado. El Ministerio Público afirma que el acusado reaccionó amenazando a la menor con pegarle. Y con matarla. También mataría a su familia. Se lo dijo con lenguaje de signos, código que la niña comprendía.

Algunas veces ella no se resistía, pero porque sentía temor a las amenazas del acusado. También debido a su corta edad y a su inexperiencia, y a la autoridad que el tío tenía sobre ella. Y a la confianza generada con el tiempo, pues procesado y víctima coincidían en el domicilio familiar de manera habitual. Todas esas circunstancias aprovechó el encausado para cometer los hechos, indica el fiscal.

El sumario lo abrió el juzgado de instrucción en el 2015. Era el primero que incoaba ese órgano jusrisdiccional ese año. A tenor de lo expuesto por el Ministerio Público, las agresiones sexuales se llevaron a cabo entre los años 2007 y 2011, pero no fue hasta el 2014 cuando la muchacha contó sus cuitas. En abril, mayo y junio de ese año relató los hechos a sus primas, a su tía y a su tutora. El 4 de junio habló del asunto con su madre. Juntas pusieron la denuncia ese mismo día.

"Procede imponer al acusado la pena de diez años de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena", dice el fiscal, que reclama también la medida de libertad vigilada por un tiempo de diez años a aplicar después de la pena de cárcel; y solicita una orden de alejamiento para que el procesado no se acerque a menos de mil metros de la víctima durante cinco años. Según manifiesta la acusación pública, el tío debe pagar a la sobrina 10.000 euros de indemnización "por el menoscabo moral sufrido" por ella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook