Hay cuatro veces más jabalíes en las calles que hace seis años

07.07.2018 | 04:00
Hay cuatro veces más jabalíes en las calles que hace seis años

El viernes 18 de mayo, por la noche, dos jabalíes cruzaron la avenida del Vallès, entre Les Arenes y Sant Llorenç. Unos policías los empujaron hacia la riera de Les Arenes. Episodios semejantes a ese se han repetido en los últimos años y llevan camino de devenir recurrentes. La densidad del sotobosque es un refugio para los jabalíes, un escondrijo natural. Con la llegada del buen tiempo, se alejan de su hábitat en busca de comida en zonas urbanas. Y cada vez hay más. Cada año más jabalíes dejan atrás el bosque y se adentran en el casco urbano de Terrassa en procura de su manutención. En el 2011 fueron vistos dos en vías públicas del término. El año pasado la cifra fue de ocho, cuatro veces más. En el 2016 se advirtió la presencia de dieciséis ejemplares.

El Ayuntamiento ha emprendido una campaña informativa, impulsada por el Col·legi d'Advocats de Terrassa, que consiste en la edición de un cartel con recomendaciones que se ha distribuido a vecinos de urbanizaciones del Norte y el Oeste de Terrassa, sectores donde se ha detectado a cerdos salvajes en los últimos años, pero los impulsores de la campaña quieren divulgar los consejos en otras zonas; en los barrios de Can Parellada, Les Fonts, Les Carbonelles, Les Martines, Can Palet de Vista Alegre, Pla del Bon Aire y la Font de l'Espardenyera. El cartel se puede ver en un enlace de la página web de la Anella Verda.

Si alguien ve un jabalí, lo mejor que puede hacer es no acercarse al animal y mantener la calma. Que no se le ocurra tocarlo ni darle alimento, pues así es como los cerdos pierden el miedo a las personas. Estos son algunos de los consejos mencionados en la campaña municipal, junto a otros que llaman a los ciudadanos a evitar movimientos o ruidos bruscos en presencia de esos animales, pues los jabalíes podrían interpretar tales movimientos o ruidos como una amenaza directa y atacar.

Peligro
Y un ataque de jabalí es peligrosísimo: estos mamíferos artiodáctilos son de gran fortaleza y presentan grandes colmillos que sobresalen de la boca. Otra recomendación pasa por cerrar bien los contenedores de basuras después de depositar los residuos, para no llamar la atención de los cerdos que buscan comida en cualquier sitio. Son habilidosos para tirar los recipientes de recogida. Es importante también atar los perros en presencia de un jabalí. Y conducir con precaución, pues son dados a cruzar carreteras y pueden provocar accidentes. Ya lo han hecho.

El Ayuntamiento advierte de que la presencia de jabalíes en áreas urbanas y periurbanas "es cada vez más habitual", sobre todo en lugares con bosques o torrentes cercanos. El motivo: "La densidad del sotobosque es un perfecto escondrijo". Las repercusiones de la irrupción de estos animales en la ciudad no se ciñen sólo a accidentes de tráfico, También causan destrozos en jardines y mobiliario urbano, y tumban contenedores en su desesperada búsqueda de alimento y atacan a animales domésticos. Y estragan cultivos. ¿Por qué ha aumentado la densidad de población de estos mamíferos en bosques de la comarca y de otras partes de Catalunya? Un factor que explica este incremento es la expansión de los bosques y de cultivos de regadío, causantes de un aumento de comida. Otro factor lo constituye, según el Consistorio, la sequía, que impulsa a los animales a procurarse el sustento en zonas no forestales.

Y otro es el referido a los sotobosques, cada día más espesos y, por ello, facilitadores de refugio. El Ayuntamiento indica que la inexistencia de depredadores ha operado asimismo en favor del crecimiento de la población de jabalíes. Y también ha contribuido a su aumento el cruce con otras especies,

como los cerdos vietnamitas (se han detectado muchos ejemplares de este tipo abandonados en los bosques) y los domésticos. Las hembras "cruzadas" pueden gestar cada año hasta dieciséis retoños, cifra que baja hasta las tres o cuatro en los jabalíes autóctonos.

En octubre del 2017, un motorista resultó herido al caer al suelo porque se le cruzó un jabalí en la carretera de Matadepera, a la altura del Pla del Bon Aire. En febrero pasado, un conductor (ebrio) aseguró a la Policía Municipal que se había estrellado contra una señal y un árbol en la Rambleta del Pare Alegre porque un jabalí se había interpuesto en su trayectoria. También en febrero, pero del año pasado, los bomberos tuvieron que rescatar a un joven y su perro en un barranco de La Betzuca. El can había entrado en una zona escarpada persiguiendo a un cerdo salvaje. Luego no pudo remontar el barranco. Su dueño, que corrió en busca de su mascota, tampoco. Fueron rescatados sanos y salvos.

Accidente
El 2 de febrero, un jabalí provocó un accidente de tráfico en un camino asfaltado de Plans de Can Bonvilar, entre el Real Club de Golf El Prat y el Hotel La Mola. El cerdo apareció por el margen izquierdo del camino e impactó con el lateral del coche, dañando la chapa. El animal murió. Unos policías apartaron el cadáver, lo señalizaron y el Ayuntamiento dio aviso para la retirada del cuerpo.

En noviembre del 2016, la conductora de un turismo sufrió lesiones al estrellarse contra un poste eléctrico: había intentado esquivar un animal en la misma zona, Plans de Can Bonvilar. En septiembre de ese mismo año, un vehículo atropelló un jabalí en el Pla del Garrot, cerca del Club Egara. El coche presentaba desperfectos.

En junio del 2013, varios ciudadanos vieron tres jabalíes en el Parc de La Cogullada. Unos policías consiguieron que los cerdos se dirigiesen hacia el bosque, en dirección al sector de Vista Alegre. Una hora después de ese incidente se supo de otro similar en un aparcamiento de camiones situado en la carretera de Rubí.

"Todas las especies animales tienen un papel que jugar", advierte un portavoz del área de Medio Ambiente. Está claro que debe haber jabalíes, pues, pero el problema que acarrea su proliferación radica en que "cada vez se acercan más" a las zonas habitadas. Por eso es obligado no facilitarles el acceso al alimento: "Son muy inteligentes y aprenden que no se deben esforzar para obtener comida, por ejemplo, en los contenedores".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas