Festa Major 2018

Sense Sal hace vibrar a la Plaça Vella

04.07.2018 | 04:00
Explosión de confeti de colores durante la actuación del grupo egarense.

El confeti y las serpentinas de colores que abrieron la actuación musical que Sense Sal ofreció el lunes en la Plaça Vella ya lo anunciaban: sería una noche llena de diversión, entretenimiento y fiesta. Y así fue. El grupo egarense hizo vibrar a la Plaça Vella a lo largo de un hora y cuarto de concierto en el que ofrecieron muchos de los temas que forman part de su último álbum, "Només tenim la veu", y repasaron algunos de los éxitos de sus anteriores trabajos ante un público muy entregado.

Grupos de amigos, parejas de mediana y avanzada edad, familias con niños pequeños... La Plaça Vella se llenó de gente de todas las edades (e incluso algunos perros) para disfrutar del pop-folk festivo de la banda de Terrassa, que a mediados de junio anunció que a pesar de la baja de su cantante, compositora y guitarrista Alícia Rey habían decidido continuar con su gira de verano.

Los jóvenes terrassenses decidieron iniciar el quinto concierto de su temporada estival (en junio actuaron en Androrra la Vella, Reus, Mollerussa y Campredó), con "És aquesta nit", la canción que abre su disco más reciente. Tras esta primera toma de contacto con el público, Cristina Martínez, que habitualmente se ocupa de los teclados pero que ahora ejerce también de cantante principal, supliendo a Rey, tuvo un bonito recuerdo para su compañera, cosa que propició un sonoro aplauso por parte de los asistentes.

Tras este emotivo momento, el concierto continuó con "Encara queden dies", "Fàcil", "Huracà", "Crida amb mi", "Constel·lacions" y "Surt del teu cap", entre otras, combinando canciones del último trabajo del grupo, publicado en 2017, y temas con más trayectoria.

Alícia rey vuelve a los escenarios
Cuando empezaron a sonar los acordes de "Fins que surti el sol", el público en masa encendió las linternas de sus teléfonos móvil, convirtiendo la Plaça Vella en un mar de luces. Y llegó la gran sorpresa. Alicia Rey subió al escenario, de forma excepcional. La joven, que sufrió un accidente en febrero y aún está recuperándose, agradeció todas las muestras de apoyo recibidas y pronunció un aclamado discurso feminista. "La figura de la mujer es muy inferior a la del hombre en los escenarios. Por eso hoy queremos mandar un mensaje que habla de los escenarios pero también de fuera. Que nadie os diga lo que tenéis que decidir ni lo que tenéis que hacer. Que nadie hable por vosotras porque este mundo es tan suyo como nuestro", dijo la cantante antes de interpretar "Travessarem muntanyes".

Tras esta adaptación de "Work this Body", de Walk the Moon, la reivindicación no se detuvo. "Siempre nos hemos mantenido al margen de la política pero creemos que ahora no podemos restar impasibles ante tanta injusticia. Esta canción se la dedicamos a todas las personas censuradas, oprimidas e incluso encerradas por defender unas ideas", señaló Nasi Cabanes (guitarra, ukelele, acordeón y voces) antes de dar paso a "Mira'm als ulls", un tema que, en su estribillo, dice "Només tenim la veu. Només tenim cançons", unos versos que los presentes en la plaza corearon a viva voz.

Tras una pequeña pausa, los integrantes de Sense Sal volvieron al escenario para ofrecer "La vall", "Algún lloc del món" (que también interpretó Rey), "Senyor Morse" y una divertida versión del hit del grupo moldavo-rumano O-Zone "Dragostea din tei", que puso punto y final al concierto de una de las bandas destacadas del actual panorama musical catalán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook