Festa Major 2018

Los canes tuvieron su propia fiesta en el Parc de Vallparadís

03.07.2018 | 09:23
Los canes tuvieron su propia fiesta en el Parc de Vallparadís

Las personas que tienen perros pudieron el domingo, por la mañana, acercarse hasta La Devesa del Parc de Vallparadís. Allí se celebraba una nueva edición de "Vine amb el teu gos a la festa" con un buen número de actividades. Los canes tomaron el protagonismo. Fueron invitados a demostrar sus habilidades en instalaciones lúdicas que les proponían retos distintos: saltar vallas, recorrer un túnel a oscuras; bajar y subir pendientes y recorrer un laberinto sinuoso.

No fue la única distracción. También hubo perros que mostraron sus dotes artísticas, haciendo alguna coreografía, y otros que confirmaron que son de gran ayuda en la búsqueda y rescate de personas. Canes para el paseo, para el juego, para la colaboración... Pero la fiesta tenía el objetivo de fomentar el respeto con los animales, tratarlos con estima y proporcionarles lo que necesitan. "Este es un evento que hacemos para que las personas sean sensibles con el trato a los perros y animales domésticos", manifestó Juan Carlos San José, responsable del Centre d'Acollida d'Animals Domèstic (CAD) de Terrassa, gestionado por el Ayuntamiento a través de la empresa municipal Eco-Equip. El CAD era una de las entidades que estaba presente en la fiesta junto con otras más dedicadas a la tenencia y protección de animales. "Queremos dar a conocer el trabajo que realizan muchos colectivos a favor del bienestar del animal, evitar el abandono y fomentar las adopciones", añadió San José.

Para muchos de los visitantes que acudieron a La Devesa, tener un perro y/o un gato reporta trabajo pero compensa con creces. "Cierras el círculo familiar", aseguraron Noelia y Carlos, sentados sobre el césped junto a sus dos perros, Puka y Nano, de 3 y dos años, y adoptados. "Los animales domésticos hay que cuidarlos mucho. No son un objeto de posesión sino uno más de la familia y hay que darles amor y diversión de manera incondicional", agregó Noelia.

Por igual se expresaron Paula y Josep, acompañados de Taga, un perro de ocho meses, obsequio de los padres del joven. "Tienes obligaciones. Es una responsabilidad pero es muy agradecido", señaló Paula. Las dos parejas se confesaron amantes de los animales domésticos y contaron que junto a los perros tienen también un gato. ¿Se llevan bien? "Tienen sus más y sus menos, como los hermanos, pero son buenos compañeros de juego", aseguraron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook