Festa Major 2018

Rull y Puig, capgrossos

01.07.2018 | 04:08
Rull y Puig, capgrossos

Fue el de ayer el acto de apertura de la Festa Major más concurrido que se recuerda, y posiblemente también el de mayor contenido político. La posibilidad (que se convirtió en realidad) de que los exconsellers Josep Rull o Lluís Puig, o ambos, pudieran haber sido escogidos Capgròs de l´Any llevó al Raval de Montserrat, completamente abarrotado, a numerosos portadores de lazos, folios y globos amarillos por la "libertad de los presos políticos", y también a una veintena de personas, reunidas tras el escenario donde actuaron Ministrils del Raval, que llevaban banderas españolas y silbaron desde que el presidente del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, apareció en el balcón del Ayuntamiento. Silbaron hasta los primeros minutos del pregón, cuando la policía municipal les hizo desistir de su actuación.

La llegada del Drac de Terrassa desde su cueva de Sant Llorenç, coincidiendo con el repique de las campanas de todas las iglesias de la ciudad, marcó el inició de la ceremonia. Tras el pregón de las fiestas, a cargo de las futbolistas Vicky Losada y Marta Corredera, y la proclamación de su inicio por el alcalde Alfredo Vega (tan breve y conciso como su antecesor en este cometido, se limitó a decir "terrassencs i terrassenques, bona Festa Major a tothom",) el acto inaugura de la Festa Major 2018 siguió con el "Ball Nou" de los Gegants Vells, las tres danzas -"Sant Farriol", "En Patufet" y "Les anelles"– de Bastoners de Terrassa y el baile "Dolors de Munt" de Ramon y Estefania, los Gegants Nous, que acabó con un pequeño choque de cogotes.

El falso y diabólico capgròs
Desde el atrio del Ayuntamiento salieron seguidamente todos los anteriores capgrossos. El momento más esperado de la ceremonia, el descubrimiento del de este año, se acercaba. Las figuras danzaron el "Ball de la Cercavila", también conocido como "la Tereseta", la primera vez ellas solas, otras dos con los niños que quisieron unírseles.

El presentador del acto pidió espacio en la parte central del Raval para que, como marca la tradición, entrara el nan de la Guapa con el Capgròs de l´Any envuelto en una sábana oscura. Leyó la lista de "capdidats", y uando pronunció los nombres de Josep Rull y Lluís Puig, se escucharon fuertes aplausos. Y cuando dijo "el señor 155", un fuerte abucheo. Pasaban cuarenta minutos de las ocho y sonó el redoble de tambor, la Guapa quitó la sabana y de pronto apareció la figura de ...!un demonio! Que extraño. No era ninguno de los candidatos. La sorpresa más absoluta se adueñó de todos los presentes en el Raval.

"Creo que ha habido una mala ´estrugança´. Los Pastorets se hacen en diciembre", ironizó el presentador. Pero de repente la Guapa señaló hacia el Mercat de la Independència, y desde allí estaban llegando...dos capgrossos, con camissetas amarillas y que reproducían las efigies de !Josep Rull y Lluís Puig!. Muchos presentes levantaron sus folios amarillos, gritaron "Llibertat! Llibertat!, y estallaron en un largo e intenso aplauso. Había llegado el el momento en que, tradicionalmente, el original se fotografía con la réplica creada por Jordi Grau, algo imposible este año, por lo que el presentador requirió la presencia de los familiares "para que se puedan hacer las fotos de rigor". Se produjo otro aplauso largo e intenso, y se escucharon muchos gritos de "Independència!"

Gritos por su libertad
Los dos capgrossos subieron al balcón del Ayuntamiento, de donde ya habían marchado los representantes del Partido Popular y Ciutadans. Abajo, en el Raval, muchos asistentes gritaban "presos polítics, llibertat!" El presentador pidió aplausos para el contructor de las figuras, Jordi Grau, "que este año ha tenido doble trabajo" y también el reconocimiento para el resto de "capdidats", "porque todos se lo merecían". Los capgrossos de Josep Rull y Lluís Puig saludaron –el alcalde Alfredo Vega los miraba con una sonrisa – y se redoblaron los gritos de "llibertat presos polítics" en la calle. El "Ball de Nans de Terrassa" tradicionalmente lo encabezan la Guapa y el Capgròs de l´Any, y en esta ocasión, lógicamente, lo hicieron la pareja formada por los capgrossos de Rull y Puig. "Capgròs Puig, Capgròs Rull, sabed que el Raval siempre será nuestro", dijo el presentador a modo de despedida.

En un mensaje de twitter, minutos después del descubrimiento, Lluís Puig afirmó sentirse "contento y orgulloso de la cultura popular de Terrassa. Nos han hecho Capgròs de l´Any a Josep Rull y a mi mismo. No hay distinción más grande que esta". 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook