Reportaje

La Terrassa inédita de 1930

23.06.2018 | 04:00
La basílica del Sant Esperit, ahora catedral, durante la Guerra Civil quemada y convertida en un garaje.

En una buhardilla de la calle del Vall, durante más de medio siglo (con la mayor intensidad en las décadas de 1930 y 1940) se produjeron imágenes que constituyen un valioso y apenas sospechado testimonio de la Terrassa de su tiempo, y de apreciable calidad artística. Un tesoro gráfico formado por 4.051 fotografías realizadas por los hermanos Joan (Terrassa, 1911-2005) y Jeroni Font Casals (Terrassa, 1915-2009) que acaba de salir a la luz definitivamente y de ponerse a salvo con la donación que sus hijos acaban de realizar a la Fundació Arxiu Tobella

Parece ser que fue el fotógrafo Josep Garcia Argilaga quién contagió su pasión y enseñó la técnicas a Joan y Jeroni Font, que eran aún muy jóvenes cuando montaron un estudio y un laboratorio en su casa. Aunque nunca pasaron de amateurs, o si se quiere de semiprofesionales (hicieron reportages de celebracione y bodas y retratos de estudio, pero siempre de familiares y amigos) su dedicación fue intensa durante al menos veinte años, y su legado es una aportación muy estimable a la documentación histórica y la fotografía de la ciudad.

Testimonios de la Guerra Civil
Joan y Jeroni Font fotografiaron durante la Guerra Civil y los años posteriores, y este conjunto de imágenes son especialmente interesantes porque no hay demasiadas de este período. Una de ellas, la reproducida junto a estas líneas, nunca publicada ni exhibida anteriormente, muestra el interior de la basílica del Sant Esperit durante el conflicto, tras haber sido quemada y saqueada, y convertida en un garaje.

Otros temas de un interés histórico especial son las masías de Terrassa, algunas ya desaparecidas, las Esglésies de Sant Pere, las dependencias de Creu Roja y los primeros años del hockey. El legado de los hermanos Font (que trabajaban conjuntamente y nunca podemos saber si el autor de una fotografía fue uno u otro) también nos aporta imágenes no conocidas hasta ahora de los paisajes de los alrededores de la ciudad, monumentos y detalles arquitectónicos, calles, casas y jardines, incluso pesebres. Un conjunto que Arxiu Tobella ahora clasificará y cuyo estudio puede proporcionar más de una sorpresa documental.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook