Masia Marcet: una joya en estado de ruina

23.06.2018 | 04:00
Masia Marcet: una joya en estado de ruina

La Associació de Veïns (AVV) de Can Boada del Pi ha dado la voz de alarma por el estado en que se encuentra la Masia Marcet, que la entidad vecinal califica de "lamentable" y advierte que el edificio, obra del arquitecto Lluís Muncunill, está en "proceso de ruina". "Si no se actúa -afirma la AVV en un comunicado- es indudable la pérdida de la Masia Marcet en los próximos años". "Esta pérdida -añade la entidad- sería muy lamentable y dejaría en pésima situación al Ayuntamiento en su conjunto y a los sectores culturales de la ciudad". Los vecinos alertan además de que la edificación, un bien protegido de interés local, se ha convertido "en el punto de aventura" de los chavales, que "entran en la masía, contribuyendo a su deterioro y poniendo en peligro su integridad física".

Hasta hace pocos años, la masía era propiedad de la familia Carbonell, pero a causa de la crisis el edificio pasó a manos de Banc Sabadell y desde hace unos meses la entidad financiera comparte su titularidad al 50% con el Banco Santander. Hay tres elementos del edificio que están catalogados como ámbito protegido: el volumen general (lo que sería el continente), el tejado y la fachada. Su interior, por tanto, no está catalogado. En el plan urbanístico municipal la masía está calificada como equipamiento.

Para la AVV de Can Boada del Pi resulta paradójico que el mismo año en que el Ayuntamiento de Terrassa ha concedido la distinción de Terrassenc Il·lustre al Muncunill, unas de sus creaciones se encuentre en proceso de ruina. La entidad abunda en su queja al explicar que el Consistorio y otros organismos y sectores culturales de la ciudad impulsan el conocimiento y la preservación de la obra del prestigioso arquitecto del modernismo, al tiempo que "dejan morir" una de sus creaciones. "La Fira Modernista es un claro ejemplo del importante patrimonio de la ciudad, del que Lluís Muncunill es el arquitecto emblemático", afirma la asociación, motivo por el que no entiende cómo es posible que se esté "dejando de lado" la Masia Marcet.

El presidente vecinal de Can Boada del Pi, Antonio Amate, señala que desde que él está al frente de la AVV, hace unos tres años, la entidad ha mantenido "infinidad de reuniones" con el Ayuntamiento para tratar esta cuestión sin resultados satisfactorios. "La obligación del Consistorio es preservar el edificio y en estos momentos no está asumiendo ningún compromiso, se pone de lado", denuncia Amate. Y añade el dirigente vecinal: "No pedimos soluciones rápidas, pero sí que se ponga (el Ayuntamiento) manos a la obra, que se elabore un plan de rehabilitación".
El teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Marc Armengol, replica al responsable vecinal desmintiendo que el Consistorio no esté encima del tema. "Eso es falso", afirma, porque "el Ayuntamiento hace todo lo que puede y más, pero no hay que olvidar que estamos hablando de una propiedad privada y que no le podemos obligar a nada (al propietario), más allá de instarles a reparar aquellos elementos que reviertan peligro", como estipulan las ordenanzas.

Inquietud
Con todo, Armengol, que niega que el edificio esté en estado ruinoso, explica que la próxima semana mantendrá una reunión, a petición del Consistorio, con responsables del Banc Sabadell para conocer "sus intenciones futuras" sobre la masía y "en función de los que nos digan haremos una cosa u otra".

El teniente de alcalde adelanta que en ese encuentro expresará "la inquietud del Ayuntamiento y los vecinos" por la masía y "negociaremos soluciones". "Les pediremos -concreta Armengol- que rehabiliten la fachada para que la masía no dé ese aspecto de ruina". Al respecto, se muestra muy optimista al afirmar que "estoy prácticamente seguro de que en un año o dos la fachada estará rehabilitada".

Desde hace años, los balcones de la fachada de la masía se encuentran apuntalados y el edificio presenta grietas y tiene humedades. La última actuación de envergadura que se llevó a cabo, a cargo de Banc Sabadell, fue hace entre un año y medio y dos, cuando se rehabilitó toda la cubierta (que se había hundido) respetando el diseñó original y utilizando los mismos materiales que había. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas