El 58% de los usuarios de Càritas está en paro

02.06.2018 | 04:21
Unas mujeres usuarias de Càritas participan en un curso de formación.

Càritas ha publicado su informe anual de 2017 y cabe decir que las conclusiones siguen siendo preocupantes. La entidad atendió a más de 36 mil personas y la mayoría de ellas pidieron cobertura de servicios básicos como alimentación y el pago de recibos domésticos. El perfil de la pobreza que atiende la entidad tiene rostro femenino, con hijos, y de nacionalidad extranjera. Más de la mitad están en paro y subsisten con ingresos de 300 a 750 euros.

La radiografía que se extrae del informe de Càritas Diocesana Terrassa de 2017 también pone el acento en esta pobreza crónica y hace un llamamiento a todos los agentes (administraciones y empresas) para dar una oportunidad a las familias que lo necesitan con urgencia y puedan reanudar una nueva etapa vital en unas condiciones mínimas. Y, en ese sentido, Càritas reclama perdonar las deudas, implantar una renta mínima garantizada, ofrecer viviendas en alquiler social y pagar sueldos dignos.
 
Las peticiones no son baladí. Càritas, en su zona de influencia, atendió 12.636 hogares (1.926 en Terrassa), de los que un  48 por ciento vivían con ingresos de entre 300 y 750 euros al mes. Una cuantía económica tan exigua que apenas puede cubrir los gastos de las necesidades básicas. Un 61 por ciento de estas familias, además, arrastran deudas y un 19 por ciento, sobre deuda. 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook




Lo último Lo más leído Lo más votado