Fumar también perjudica la salud general de los ojos

31.05.2018 | 04:20

Hoy, 31 de mayo, se celebra el Día Mundial sin Tabaco, una jornada que sirve para recordar las consecuencias de este hábito tan nocivo. Fumar no sólo afecta a los pulmones y puede provocar enfermedades como el cáncer. También es malo para la vista, porque acelera el daño y el envejecimiento ocular, según han advertido los oftalmólogos del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) de Barcelona y del Institut Català de la Retina en diferentes comunicados.

Las sustancias tóxicas presentes en el tabaco atacan los ojos por diferentes vías. La primera es a través del humo que va a parar a los mismos ojos. La segunda es la entrada en la sangre a través de los pulmones y la posterior distribución por todo el cuerpo, incluidos los ojos.

Los oftalmólogos han explicado que los vasos sanguíneos del ojo son especialmente frágiles ante la acción del tabaco, factor de riesgo de enfermedades microvasculares como la retinopatía diabética. Esta es la enfermedad vascular más frecuente de la retina, que se calcula que padecen la mitad de las personas con diabetes tras 15 o más años de evolución.

Los daños acumulativos que experimentan los fumadores sobre la salud ocular también se ponen de relieve en el desarrollo precoz de cataratas. La opacificación progresiva del cristalino -la lente natural del ojo que, con los años, va perdiendo su transparencia- se ve acelerada por el efecto oxidante de las sustancias nocivas del tabaco, que precipitan su proceso natural de envejecimiento. Además, el tabaco está implicado en otras patologías oculares, como el ojo seco. Incluso los fumadores pasivos están expuestos, ya que el humo ataca la hidratación natural del ojo.

Lo mejor para prevenir las muchas consecuencias en que puede estar implicado el tabaco es dejar de fumar, tal y como indican desde el Institut Català de la Retina.

CONSEJOS

Parpadear frecuentemente.

Proteger los ojos con gafas de sol.

Descansar regularmente la vista.

Tener hábitos alimentarios sanos con verduras.

Tener una buena higiene ocular.

Controlar la presión arterial, el colesterol y la glucosa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook