Salud

Una de cada cinco mujeres sufre desánimo en el embarazo

18.05.2018 | 04:21

Una de cada cinco mujeres padece algún tipo de trastorno del estado de ánimo o de ansiedad durante su embarazo o su maternidad y alrededor del 75 % de ellas no se diagnostican. Así lo ha advertido la doctora Gracia Lasheras, que dirige la Unidad de Salud Mental Perinatal y Reproductiva del Hospital Universitario Dexeus y es presidenta de la Sociedad Marcé Española de Salud Mental Perinatal, en la presentación de la VII Jornada de Salud Mental Perinatal, que este hospital acogerá el viernes.

El objetivo de la jornada es abordar la problemática de la salud mental perinatal, que se encarga de la evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales maternos durante el período preconcepcional, el embarazo, la lactancia y el puerperio, así como también de la salud mental del recién nacido y la calidad del vínculo madre-hijo.

Repercusión en el entorno
"Aunque los trastornos mentales perinatales afectan principalmente a la madre y al bebé, también pueden afectar a las parejas y a la familia entera incluyendo a los otros hijos y a las personas que dan apoyo en sus cuidados", ha advertido la doctora Gracia Lasheras.

El embarazo no es un estado protector para la salud mental de la mujer y el posparto supone una época de más riesgo para las depresiones. Numerosos estudios científicos ponen de manifiesto que las madres de todo el mundo pueden experimentar, durante su embarazo o después del parto, ansiedad, depresión, psicosis, obsesiones, anorexia o cualquier tipo de psicopatología independientemente de su edad, país de origen, cultura o nivel económico, ha añadido la facultativa.

Sin diagnosticar
Se estima que alrededor del 75% de las mujeres con trastornos mentales perinatales no son diagnosticadas ni reciben el tratamiento ni la ayuda adecuada. La doctora avisa que estas patologías interfieren y conllevan una vivencia estresante del embarazo, del parto y del posparto y generan un alto nivel de sufrimiento. También dificultan la , además de dificultar tanto la lactancia como la vinculación afectiva entre las mamás y sus bebés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook