El Festival de Jazz ya marcha a todo gas

12.03.2018 | 11:59
El Festival de Jazz ya marcha a todo gas

El primer fin de semana del Festival Jazz Terrassa se desarrolla ya a todo gas. La ciudad se ha volcado en el evento llenando este mediodía dos de los escenarios del festival, la Plaça Catalunya -donde actuaba una formación de blues dirigida por Tòfol Martínez- y el patio histórico del mNACTEC, donde ofrecían su concierto a trío Benjamín León, Dave Mitchell y Adrià Font.

Esta tarde y noche el evento continúa, sin respiro, tanto en lo que se refiere a las actividades paralelas como a la programación oficial, una programación de la que da cumplida cuenta nuestra edición de ayer y en la que se incorpora una nueva edición del JazzJove Non Stop.

Ayer al mediodía tuvo lugar el primero de los conciertos al aire libre, con el aterrizaje en el escenario de la Plaça Vella de la formación dirigida por el trompetista argentino Guillermo Calliero.

Acompañado por una formación de auténticos "all stars", como son el pianista Federico Mazzanti (arreglista de la formación) o los espléndidos saxofonistas Gabriel Amargant y Ernesto Aurignac, el responsable del proyecto ha dado a conocer en esta primaveral cita un conjunto de temas de gran empaque jazzístico.

En su repertorio han convivido referencias a artistas como Enrico Rava, Freddie Hubbard o Paquito D'Rivera. Ha sido un inicio de la oferta gratuita auténticamente "delicatessen" que viene a apuntalar la oferta de la Nova Jazz Cava. En ese escenario, centro neurálgico del festival, la cantante Nneena Freelon cautivó el viernes a propios y extraños con un repertorio exquisito, en el que abundaron estándares como "Nature Boy", "Time After Time" o "Moon River." La vocalista, una de las figuras preeminentes del jazz de club, estuvo secundada por una banda pletórica de swing.

Anoche la programación oficial incluyó además un doble concierto de gran intensidad, en el que convivieron músicos de tres generaciones distintas que dieron cuenta de su gran talento y versatilidad. En la primera parte, los pianistas Albert Bover y Marco Mezquida mostraron su gran empatía a la hora de tocar estándares y temas propios de una gran riqueza y, a ratos, de una gran belleza.

En la segunda parte, Irene Reig tuvo que lamentar la baja de última hora de su maestro el trompetista John Swana (por enfermedad), aunque logró salvar la papeleta invitando a uno de sus jovencísimos excompañeros en la Sant Andreu Jazz Band, Joan Mar Sauqué.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook