Pillan a un conductor ebrio porque lo siguió un testigo

15.12.2017 | 04:20

De la Plaça Catalunya a la Carretera de Rellinars, en Poble Nou. Ese fue el recorrido que efectuó el miércoles un conductor huido tras un accidente y el que hizo el ciudadano que fue tras él al tiempo que informaba a la Policía Municipal. Gracias en buena parte a esta colaboración de un particular pudieron unos agentes localizar al fugitivo, que acabó imputado por un delito contra la seguridad vial: estaba ebrio.

El sistema de emergencias 112 se puso en contacto con la Policía Municipal a las 8.30 de la tarde. Un ciudadano estaba al otro lado del teléfono. Había sido testigo de un accidente de tráfico y uno de los vehículos implicados había huido. La llamada fue derivada a la Policía Municipal.

El testigo no sólo informó a un agente de lo acontecido en la colisión, ocurrida junto a la Plaça Catalunya. Fue más allá. Tanto, que decidió seguir al turismo fugado. Según la policía, dos unidades de tráfico se desplazaron la zona que indicó el perseguidor.

Los agentes encontraron el automóvil huido. Lo vieron en la confluencia de la carretera de Rellinars con la calle de Terque, en el barrio de Poble Nou-Zona Esportiva. Allí lo pararon.

Los guardias observaron en el conductor signos claros de intoxicación etílica y las pruebas de alcoholemia ratificaron las sospechas de los funcionarios.

Las pruebas
El identificado fue trasladado a la Jefatura, en la avenida de Les Glòries Catalanes, donde realizó los tests directamente de precisión. Los resultados fueron altos, constitutivos de infracción penal: en una prueba dio una tasa de 0,78 miligramos de alcohol por litro de aire espirado; en la otra, 0,73.

El conductor no fue detenido, pero sí acabó imputado: la Policía Municipal le abrió diligencias por la presunta comisión de un delito contra la seguridad del tráfico. Su huida le acarreó también una denuncia administrativa y el vehículo quedó inmovilizado.

El accidente tras el que se escabulló había tenido lugar en el cruce de la calle de Lleó XIII con la de Pau Marsal, una intersección próxima a la Plaça Catalunya regulada por una señal de ceda el pao. No consta que se registrasen heridos. Unos policías hablaron con el otro conductor, la parte contraria del huido, para realizar el informe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook