El Ayuntamiento quiere acabar con el vertido ilegal en la periferia

13.12.2017 | 04:20

El Ayuntamiento ha puesto en marcha un programa que persigue dificultar y corregir conductas incívicas, como las de los vertidos incontrolados de todo tipo de material en caminos del entorno de la ciudad y poco transitados. Estas acciones pueden suponer un riesgo para el medio ambiente y, según las condiciones, hasta para la salud de las personas. La última de estas intervenciones es un proyecto para recuperar cinco puntos que se han convertido en vertederos incontrolados.

Se trata de puntos en caminos periféricos, concretamente en el camino de Terrassa a Matadepera por la riera de Les Arenes; en la confluencia del Camí Vell de Terrassa a Vacarisses con el camino de Can Gonteres; en el camino de la carretera de Rellinars, a la altura también de Can Gonteres; en el Camí Vell de Terrassa a Rubí, cerca de la calle Els Horts; y en la calle del Camí de Carena del Mas Bellver. En todos estos lugares había zonas que eran utilizadas por determinadas personas para deshacerse de todo tipo de residuos.

En estos casos, sin embargo, no es suficiente la limpieza de los espacios porque su situación alejada y poco transitada hace que de nuevo sean utilizados de manera incívica. Por este motivo, además de la limpieza, se ha decidido tomar medidas que dificulten a los infractores llegar cómodamente a estos espacios. Estas medidas se concretan, según el caso, en cerrar las zonas con cables de acero enfundado, colocar bolardos de madera, en construir montículos de tierra y en plantar árboles y arbustos. En todos los supuestos, el motivo es dificultar el acceso, sobre todo en vehículos, para evitar que se puedan realizar vertidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook