Los nadadores paralímpicos Sarai Gascón y José Antonio Marí vivieron el terremoto de México

21.09.2017 | 07:53
De izquierda a derecha Sarai Gascón, Miguel Vázquez y José Antonio Marí en el centro de alto rendimiento en el que se alojaban.

Se movía todo de lado a lado. No podíamos casi ni andar porque nos caíamos al suelo. Nos hemos llevado un buen susto." Ese es el relato aún atropellado de la nadadora terrassense Sarai Gascón pocas horas después del terremoto que se produjo el martes en México y que provocó unas 250 víctimas mortales. Gascón se encontraba en la capital mexicana para participar en el Campeonato del Mundo de natación adaptada que tenía que disputarse del 30 de septiembre al 6 de octubre y que fue suspendido después del tremendo seísmo. Junto a ella habían viajado el también nadador del CN Terrassa José Antonio Marí y su entrenador, Miguel Vázquez.

Los tres se encontraban alojados en un centro de alto rendimiento desde el lunes para seguir un proceso de adaptación a la sede del campeonato mundial de natación adaptada. Fue allí donde les sorprendió el terremoto y donde vivieron unos de los episodios más difíciles de sus vidas. "Se ha partido el suelo del comedor y del gimnasio. Y el resto de instalaciones se han visto afectadas. La situación es caótica y existe temor a que se produzca alguna réplica." Los componentes de la expedición terrassense tenían previsto regresar a España después de que el Comité Paralímpico Internacional decidiese suspender la competición.

El terremoto tuvo una magnitud de 7,1 grados en la escala de Richter y provocó el hundimiento de unos 45 edificios en la capital del país. Las escenas de pánico se repitieron en distintos puntos de la ciudad.

"Empezó a moverse el suelo y a temblar todo", señala José Antonio Marí a la hora de explicar su traumática experiencia. "Salimos corriendo al exterior por la salida de emergencia. Hemos pasado miedo porque cuando pasa algo así no sabes a qué te enfrentas. Pero estamos bien, sólo con el susto en el cuerpo porque ha muerto mucha gente y se han producido muchos daños materiales. Después de lo que ha sucedido lo que tenemos son ganas de regresar." Marí añade que después del terremoto la expedición del CN Terrassa ha permanecido en el centro de alto rendimiento. "No es seguro salir. Aquí tenemos mayores medidas de seguridad."

Campeonato suspendido
La magnitud del terremoto condujo ayer mismo a la suspensión del Campeonato del Mundo de natación adaptada en el que tenían que participar Sarai Gascón y José Antonio Marí. El Comité Paralímpico señaló que aunque los daños en la sede del campeonato eran menores, se tenía que proceder a una revisión estructural del recinto. Además, algunos hoteles que iban a recibir a los deportistas y otras infraeestructuras sí sufrieron serios daños.

"Es una gran decepción no poder disputar el Mundial", señala Sarai Gascón después de meses de preparación para la principal competición del año. "Todos los esfuerzos realizados no tienen ahora sentido", añade José Antonio Marí. "Han sido muchas horas de trabajo que no servirán para nada. Sacrificas muchas cosas y se hace difícil asumirlo, aunque en estas situaciones el deporte pasa a segundo plano".

También vivió el terremoto el empresario Eduardo Posada, ex presidente del Terrassa FC y afincado en México desde hace unos años. "La oficina parecía un barco. Es una pena cómo ha quedado la ciudad", explica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook